Temo hacer algo que haga infeliz a mi hijo

A veces quisiera ser una gotita en tu vida, una gotita de tristeza o quizás una gotita de alegría. Mi primer enamorado lo tuve a los 16 años, una relación en la que me sentí muy querida pero terminamos porque me enteré que el estaba con otra.

Luego conocí a un chico el cual fue mi mejor amigo confidente y el que me robaba besos. Cuando le dije lo que sentía este chico me respondió que solo era su amiga por lo que opte por olvidarlo y me case a los 18 con alguien con quien me case porque le entregue mi virginidad y como yo en ese entonces pensaba que así debía ser, me casé. Sin embargo, sufrí mucho porque aparte que no amaba a este chico mis días se convertían en un martirio pensando que no era libre para luchar por el hombre a quien siempre había amado: mi mejor amigo.

Un día nos encontramos con este chico y decidimos conversar. Nos besamos y yo llore. Mi vida era una tragedia. El hombre con el que me había casado era muy malo, irresponsable y me daba mala vida, pero no me atreví a decírselo. Sin embargo, lo bese como nunca he besado a nadie y sentí un amor que hasta ahora es un hermoso y bello recuerdo, aun siempre le timbro pero en privado.

Luego de eso acabe la Universidad y me fui a trabajar lejos, separándome de este hombre con el que me case. Allí conocí a Tadeo, el trabajaba conmigo y yo le dije que estaba casada aunque no le conté que, en verdad, yo no amaba al hombre con el que me había casado. Luego de eso el me fue gustando al punto que un día nos besamos y tuvimos algo mas.

Eso cambio mi vida. Vi al hombre con quien me había casado y le dije que no quería vivir de apariencias, que lo único que deseaba era ser libre y ser yo misma, que las cosas no iban a funcionar y le conté que yo había estado con otra persona, así fue decidimos terminar todo eso, y luego regresé. En cuanto a Tadeo me gustaba, pero no estaba enamorada de él. Sin embargo, creo que me fui enamorando, sólo que había un problema: el tenia novia y tenia planes de casarse, sin embargo, yo había sufrido mucho y no quería ataduras ni nada, solo quería ser feliz y el me hacia feliz.

Entonces quedé embarazada y allí comenzó mi martirio. Tadeo termino conmigo cuando le dije del embarazo y me dijo que estaba en el mejor momento con su novia. Yo, por mi parte, sufrí mucho. Me enferme y pase el peor de los embarazos, pues la chica y el se burlaban de mi. Creo que mas era ella llamándome y mintiendo que yo la molestaba y la llamaba pues ella sabia que yo estaba embarazada, él por su parte me reclamaba diciendo si eso era verdad. Dios sabe que no es así, que en esa época no me alcanza el dinero, pues estuve en terapia para mi ansiedad, depresión y para que el bebe estuviera bien. Luego, un 14 de febrero vino a buscarme, pero yo lo ignoré. Sin embargo mis amigos abogaron por él para que le hablara, así que le hablé. Y desde allí, poco a poco, volvimos a estar juntos. Sin embargo, el no termino con ella y siempre me decía que se iba a ir, que ya tenia planes, etc.

Ya mi hijo va a cumplir un año y les digo a ustedes no soy feliz con el, no porque no lo amé porque lo adoro y me preocupo por el, pero la verdad quisiera tener una relación normal, que me cariñe, que me diga que me ama. Pero el es frío, no le gusta que le abrace, no le gusta nada de mi. Siempre es frió conmigo. Un día vi sus mensajes y noté que con ella es cariñoso y detallista, en cambio conmigo no lo es.

Yo, en verdad, sufro. Mi corazón anhela amor. Todos dicen, primero se madre, preocúpate en eso, pero soy un ser humano y necesito afecto, sentirme amada y que me mimen. Ella le prohibió que viera a mi hijo y un tiempo fue así, pero ahora estamos juntos vivimos juntos, pues la chica vive lejos de aquí, aunque el dice que sus planes son trabajar donde ella está.

Hace una semana por el Facebook me reencontré con mi primer enamorado. El tiene enamorada pero todos los días hablamos por celular. No es que este ilusionada, ni mucho menos, sino que me hizo recordar todas las cosa que el hizo por regalarme chocolates, comprarme peluches, ponerse el uniforme de mi colegio para entrar a clases conmigo. En cambio, Tadeo es duro, es frió. Hace unos días me dijo Tadeo que yo era una de las personas más importante de su vida, dice que me quiere un montón. Pero ahora esta de vacaciones con su novia.

Por favor, aconséjenme, lo necesito. Mis amigas dicen que lo deje, que le diga que se vaya de la casa, pero ahora no se por qué temo hacer algo que haga infeliz a mi hijito y solo deseo que mi hijo sea feliz. Por favor aconséjenme…

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *