Amor de vacaciones

Amor de vacaciones

Mi historia comienza en mayo del 2013, en mi pueblo, un pueblo pequeño de Toledo. Para nosotros, los adolescentes, es la leche porque la fiesta nunca acaba, noche y día. Fiesta, alcohol, tabaco…

Yo tenía 14 años, estaba con mi hermana bebiéndonos una botella de vodka. Cuando la conseguimos nos topamos con dos chicos, uno tenia 16 y él 17. Cuando nos acabamos la botella mi hermana y yo dijimos de ir a coger un paquete de tabaco que teníamos escondido en una roca en una punta del pueblo y ellos nos acompañan.

Según nos acercamos nos vamos haciendo en parejas. Él se me acerca y me empieza a hablar y tal de repente me besa y a continuación nos apartamos de mi hermana y su amigo. Ignoro lo que hicieron ellos, pero nosotros estábamos ahí besándonos bajo la iglesia.

Dan las tres de la mañana, justo la hora en la que teníamos que ir a casa, así que mi hermana y yo nos vamos.

A la mañana siguiente increíblemente me acordaba de todo. Pero llegan de nuevo las clases y no dejaba de pensar en él. Suspendí dos asignaturas que recuperé mas tarde y luego, en verano, en las fiestas del pueblo en la discoteca le vi y comenzamos a bailar y a besarnos pero apareció mi padre y menos mal que no nos vio, pero desagradablemente vino para llevarme a casa, así que no pude despedirme.

Al día siguiente ya volvíamos a Madrid y no le pude ver. Estuve buscando su teléfono o algún modo de comunicar con él, pero no hubo manera para conseguir comunicar con él y así hasta el día de hoy.

Ya es noviembre y no he conseguido hablar con él. He conocido muchos chicos, pero ninguno consigue que me olvide de él. Sueño con él y vivo por él, pero aun mantengo la esperanza de volver a verle cuando vaya a mi pueblo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *