Atreveos a decir lo que sentís

Este relato que les envío es algo que me pasó y aún sigue. Mi nombre no es de importancia, soy como cualquier persona; pero ella, ella es una chica sin igual. Sus ojos me trasportan a otro mundo con solo mirarlos, su boca, razón de mis delirios; su nombre: Sara. A ella la conocí hace ya 13 años, cuando yo apenas tenía 5 años, y la dejé de ver por un largo tiempo. Nuestras familias están muy unidas, pero por razones personales casi no nos veíamos.

Pero, desde poco más de 3 años la volví a mirar. Ella siempre ha sido muy bonita y yo, pues un tipo normal. No soy muy atractivo, pero tampoco estoy tan mal (creo) y nada pasó. Fue algo normal, cualquiera esperaría que hubiera sido como ver el sol por primera vez después de años de no verla, pero no fue así. Simplemente no nos llevamos primero, éramos como perros y gatos, peleábamos por todo. Ella es muy especial, muy “fresa” por así decirlo, y a mí nunca me habían agradado ese tipo de personas.

Así estuvimos un par de meses. Yo no la veía mucho, si acaso dos veces por semana, hasta que me di cuenta que cuando no la veía no estaba a gusto, sólo podía pensar en ella y sólo quería estar con ella, pero no me animaba a decirle lo mucho que necesitaba de ella para estar feliz. Así dejé que pasara el tiempo.

Un día fuimos a una fiesta varios amigos y ella. Pensé en decirle todo, que me gustaba, que me parecía muy bonita y simpática, que me gustaba como no podíamos estar de acuerdo en casi nada y, nada… No pude, me acobardé y no fue la única vez. A veces pienso en cómo alguien puede ser tan tonto para no ver que la otra persona también siente lo mismo. Ella me daba señales que por más que hubiera querido no vi.

Pasó incluso más tiempo. Por ella empecé a ser una mejor persona, no haciendo cosas que a ella le desagradaran. Siendo una persona digna de admiración, alguien con futuro, con anhelos y aspiraciones. Empecé a practicar el teclado y se me dio muy bien y cuando tenía oportunidad le tocaba alguna canción. Por ella empecé a tocar la guitarra y de igual manera me gustaba cantarle, pero un día todo se vino abajo. Yo tenía un proyecto de biología y fui con cuatro amigas de mi grupo al parque y sentí que la vería. En verdad que me dio miedo esa sensación, y sí, la vi… pero con un tipo que parecía ser su novio… y lo era.

Me resigné y quise olvidarla, como ya antes dije casi no nos veíamos, así que siempre estábamos con el celular, llamadas o mensajes, chat no porque es medio alérgica a las computadores (léase, no la sabe utilizar) y decidí borrar todo de ella, fotos, mensajes, notas, etc. Durante cuatro semanas no nos hablamos, pues ella me había visto y bien sabía lo que sentía por ella aunque yo no lo dijera. Pero ninguno de los dos aguantó. Ella estaba todo el tiempo triste y yo malhumorado, así que sólo le hablé y empezó a llorar. Yo le dije que qué tenía y simplemente contestó “nada”. Decidí que si ella iba a estar triste por mi culpa, era mejor seguir como antes y volví a ser el mismo con ella, siempre platicando con ella siempre a su lado, sin siquiera dar importancia a todo lo que había a nuestro alrededor y sin poder decirle algo, pues sabía que ella ya tenía pareja, me resigné a ser sólo “el amigo”.

Una vez que pasó todo eso, ambos sabíamos la situación y por alguna razón nunca tocamos ese tema. Para mí ella era la misma y yo para ella alguien muy especial, aunque no fuera algo más que un amigo. Pero un día, cinco meses después de lo otro, hubo una reunión en mi casa, fueron varios amigos y ella la invité, y si llegó, con otras tres personas: su hermana, el novio de su hermana y su novio. Yo me sentí traicionado, frustrado, herido, pero no podía hacer nada y pasó lo mismo de aquella vez, no le dije nada. Pero ella sólo tenía su cara de tristeza y yo pensaba “Por qué lo hizo”.

Así pasó todo hasta el 22 de septiembre del 2010 que le pregunté. “¿Por qué llevaste a tu novio ese día?” Sólo me contestó que ella no quería, pero él insistió. Me dio tanto coraje, pero le dije de una vez… “Sara, ¿acaso no te has dado cuenta de que me gustas?”, textualmente. Contestó que sí lo sabía, pero que yo nunca se lo había dicho y después me sorprendió lo que me dijo… “Por eso me gusta esa canción (Valiente de Koko) es que, tú también me gustas”. Yo, sorprendido, pensé que todo estaría bien después de eso, pero no fue así.

Tantas cosas han pasado desde aquella vez hace ya casi un año. Ella se decide a terminarlo y por algún motivo termina no haciéndolo… me desespero. Sólo una vez terminó con él de las tantas que dijo y me prometió que todo estaría bien, que estaríamos juntos al fin; pero regresó con él, pues él no hacía más que buscarla. No le doy la razón a ella, pero me imagino que se siente gacho. Ella se molesta si estoy con alguien más que ella. Yo la he visto como mira feo a las chavas con las que me junto. Mis amigos y amigas ambos me aconsejan que siga luchando por ella, que si lo terminó una vez fue porque sentía algo por mí. Otros que sólo está jugando, yo que la he visto cuando está con él, me molesto, pues siempre está malhumorada o está con una cara triste y si para eso va a estar con él, yo le ofrezco lo poco que tengo que es todo lo que soy y llegado a ser por ella, porque ella en verdad me ha cambiado, porque ya no pienso en ninguna chava más que en ella.

Espero que si ustedes están en la misma posición que yo estuve, que se animen a decir lo que sienten, porque puede que ella o él también lo sienta y no esperen a que alguien más se adelante a ustedes.

Artículos relacionados

3 Responses to “Atreveos a decir lo que sentís”

  1. Hmm difícil… yo creo que a la chica si le gustas mucho pero hay personas que a veces atraen sin niguna razón. Creo que te quiere mucho pero el otro chico con el que está saliendo la atrae demaciado. Te apuesto incluso que ella no es tan feliz con el susodicho e incluso la pasa mal pero hay personas como esas que tienen un cierto imán que aunque uno no quiera siempre terminas regresando a ella.
    Lamentablemente la única manera de que esta situación se solucione es que ella por si sola se de cuenta de su error y decida terminar con el novio. Sin que tu le andes chinchando para que lo hagas. Duele pero creo que tendrías que retirarte un poco y dejarla a ella decidir sin ti. Lo diga por experiencia propia. La verdad me identifico caleta con la chica :/ hay veces en que uno no puede saber lo que tiene y quiere hasta que lo pierde

  2. Angheli De Los Milagros Responder

    xDD que locaza tu historia xDD
    Ella no demuestra que te quieere :c Estas luchando en vano flaco!

  3. k sepas que me a gustado mucho, i que me paso lo mismo, se lo dije demasiado tarde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *