A veces, solamente uno ama de verdad

Aún en el quinto año de la escuela, con 11 años de edad, decidí estudiar letras en la universidad y cómo siempre fue muy romántico, imaginaba encontrar en la facultad un chico romá