Conocí al amor de mi vida estudiando en el extranjero

“Estaba enamorado de Bárbara, era la mujer de mi vida”

Sucedió cuando estaba en la universidad estudiando Arquitectura.

Estaba en esos momentos en Inglaterra. Los estudios eran de un año, ya que me habia transferido de otra universidad. Tenía una novia en España y, claro, planeábamos casarnos una vez que terminara. Mi compañera de asiento me ayudó mucho a acostumbrarme a ese nuevo ambiente.

Se llamaba Barbara, venia de Marruecos, natal de Perú. Pero ella era blanca y rubia. Ojos grandes, castaños. Al principio todo comenzó como una simple amistad. Ella me daba animos todos los dias. Hubo otros que tenia que estar despierto tres dias seguidos trabajo tras trabajo. Ella me ayudó en todo. Le contaba mis sueños con Briggitte (mi novia) y ella me aconsejaba.

Hasta que un dia llegó la graduacion. Barbara me dijo que pronto se iría del pais. Me aconsejó ir de imediato donde Briggitte, asi le daria una buena sorpresa. Yo no sabia que hacer. Estaba feliz, triste.

No sabia por qué, pero ese mismo dia fui a España con un sentimiento raro. Un vacío en mi corazon. Lo sabia, estaba enamorado de Barbara, era la mujer de mi vida.

Fui a España, llegué a mi vieja casa. Briggitte se sorprendió mucho al verme, fue a abrazarme pero yo le conté la verdad. Cómo conocí a otra mujer y que me sentia muy confundido. Ella me dio un abrazo y me dijo que no perdiera el tiempo, que regresara de inmediato a Inglaterra antes de que Barbara se fuera. Le di las gracias, volvi al aeropuerto, compre un pasaje para Inglaterra y volví.

Nunca mas volvi a ver a Briggitte espero que sea feliz.

Cuando llege a Inglaterra fui directo a la casa de Bárbara, pero me la encontré por el camino, empezamos a caminar… Ella me preguntó porque habia vuelto, pasamos debajo de un túnel y le dije que la amaba. Ella lloró y seguimos caminando hasta llegar a su casa. Ahí nos besamos.

Bueno, esa es mi historia. Espero que no haya sido muy larga. Lo que sucedió después es muy predecible. Ya tenemos dos chicos preciosos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *