Después de mucho tiempo

Recuerdan esa letra de una canción de Arjona que empieza diciendo “voy a contarles una historia, muy particular…” ¿Saben? Yo me sé una tambien y aunque no tiene melodía se las voy a contar mas o menos como me la sé. Si quieren leer esto, ponganse cómodos y si no, salgan porque me extenderé un poco.

Para empezar, los nombres que colocaré aquí son ficticios y carecen de vida propia o clonada, o sea, no existen.

Fulanito de tal, era un chamo sencillo, pendiente de sus cosas, pendiente de pasarla bien sanamente y sin mucho rollos. Típico joven sin Nintendo pero queriendo tener alguno, sin computadora pero buscando sacarle una a sus papás y sin ninguna hormona revuelta aún. Vivía de su apartamento a la calle y viceversa. No tenía compañeros dañados y si los tenía nunca se enteró de eso y yo tampoco los conocí.

Pero en fin, el hecho es que Fulanito vivió o se mudó varias veces tengo entendido. Estuvo cierto tiempo viajando con su familia por cuestiones del trabajo de su papá hasta que en una oportunidad le tocó vivir en Australia y ahí empezó todo su show.

Vivir en Australia no era del todo sencillo. En sus días de clases y durante sus años de estudios allí, acostumbró a usar una ropa muy diferente a la que se usaba allá. El jean y la Chemise que usabamos aqui tuvo que cambiarla por pantalon de Pinzas y camisa. Los zapatos marrones oscuros que combinaban con la correa, los tuvo que apartar por unos zapatos negros de suela baja y correa de comunión (Ni siquiera de su comunión sino la de su abuelo) o sea, “La acabosis” total.

El horario y las normas eran mas o menos las mismas; Un receso a las 8 20 am mas o menos con uno largo en otra hora que no recuerdo. Siempre fué limpio para el colegio así que eso de hacer colas en la cantina solo lo hacía cuando su papá, Marco Polo, estaba de buenas y le daba una mesada. Cero relajos en dichos recesos, cero salir del colegio, etc, etc. Poco a poco, acostumbrandose, pero hay algo que lo caracterizaba, su gallismo crónico. Mientras algunas de sus amistades (incluyendome) estaban pendientes del traje de baño de la vecina o los pechos de la mamá de “Miguelito”, el estaba en otro mundo paralelo en el cual solo existía un balon, de lo que fuese (cuero, lona, goma) y del deporte que fuera. Sus ratos libres era aprovechados para ir a Pescar o buscar alguna cancha donde practicar lo que fuese y dicho sea de paso, muy bueno en lo que hacía.

Bien, le tocó vivir ese año en Australia. El no era muy bien parecido que digamos y el colegio que le tocó era como decir un Duke donde su competencia era North Carolina. El estaba en Duke y durante un tiempo intentó hacerse notar en cuanto a la “onda” de esa preparatoria pero le costó un poco adaptarse.

Su primer trimestre escolar estuvo lleno de enrredos y verguenzas. El promedio del salón que le tocó como aula de compañeros, bajó por su culpa. 4 materias raspadas en el primero. El único del salón al que le citaron el representante para que fuera a retirar su boletín, el resto, a todos se los entregaron. Que pena. Mientras tanto se destacaba en sus deportes. Podía perderse la clase de informática y salir raspado en Biología, pero Inglés y Deportes los tenía por el cielo.

Pues bien, mas o menos deben tener una idea de la personalidad del chamo pero viene la parte que le enrrolla la vida hasta estos días. Aparece una mujer. Una historia larga sin ninguna mujer en ella es como un billete sin ningún número, no se cree. Pues bien, Fulanita de tal era la niña bella del colegio, esa de la cual todos estaban pendientes pero tenía una ventaja; ya sus hormonas estaban alborotadas y adelantadas para el desarrollo lento y desamparado en comparación a las hormonas de Fulanito de tal que apenas y le pasaba por la mente algun tipo de malicia y no era precisamente con mujeres sino de meterle el codo en el ojo a alguien jugando basket. O sea, como dicen por ahí, cuando Fulanito iba pa la fiesta, ya Fulanita había tumbado la piñata.

Y si, era poco probable que Fulanito no se fijara en Fulanita pero claro, con la inseguridad de su apariencia haciendo esguases, ¿Que garantía tenía el de que ella le prestaría atención? Error fatal He aquí el primer error que aprendió. No seas inseguro, Pajuo, pude haberle dicho alguna vez. Para ella había otro grupo de amistades en ese colegio de Australia. Para ella estaban sus amigas y los chismes. Para el estaban sus panas y habladeras de Michael Jordan. Para ella estaba el doblarse las faldas dos dedos mas arriba de las rodillas, para el en su mente no recuerda ninguna de las faldas y mucho menos una pierna pelada. Para ellas existía el “acoso” en el buen sentido y en el buen humor con el que puede usarse ese término. Para el esas cosas eran coincidencias. El que el la viera en todas partes era solo para pensar “O sea, que pequeño es este colegio”. Y así sucedió hasta que empezaron a saludarse. ¡Mas nada!

Los saludos de el para ella eran una sonrisa y listo. Como mucho, un “Hola, ¿cómo estás?” y listo. Decir algo mas era poder cagarla en el acto así que el pensaba que con eso era suficiente.

Pasó el tiempo y Fulanito estuvo con un poco mas de confianza. Compró sus Banana Republic Azul oscuro, su correa del ancho de las trebillas del pantalón, sus zapatos un poco mas altos y menos balurdos, intentaba que la camisa no le quedara tan ancha y que cuando se sentara tuviese menos espacio entre botones como para que se abriera mucho. Compró su morral Romano negro con Marron que combinaba con uno que otro cuerito marron con negro que pudiese ponerse. En fin, poco a poco siendo seguro de si mismo para luego ofrecer seguridad al medio que lo rodeaba. Yo estando a veces sin poder hablar con el lo medio ayudaba en cuanto a consejitos y esas pajuatadas.

Recuerdo que Fulanito de Tal, a veces lo veía un poco solo pero no lo notaba triste por eso. Era como si disfrutase de su soledad aunque hizo muy buenos amigos. Iba a cuantas reuniones hicieran, se integró un poco e incluso para el segundo lapso, no raspó ninguna materia y eso hizo que lo tomaran en cuenta y dejó de ser la oveja negra o mejor dicho, solo la oveja porque el color siempre estuvo presente incluso hasta ahora.

En cuanto a la niña bonita, no pasó de saludos. Si alguna vez le pasó por la cabeza besarla pues no me lo dijo nunca. Pasó el segundo lapso y llegó el tercero. En ese Lapso ya el bromeaba, jodía, se mezclaba entre los de su salón y le decían “El Sifrino del norte”. Llegó a ser muy apreciado, tanto que le hicieron una fiesta de despedida antes de que eso pasara. ¿Que pasó con Fulanita? Pues, nada. Su hermana cumpliría 15 años allá en Canberra (Capital de Asutralia para los que no lo saben) justamente en Vacaciones. Fulanito sabía que ir era exponerse a dos cosas; O a intentar acercarse a su Fulana y ver que pasaría o hacerlo, meter la pata, salir rebotado y venirse a su país odiando haber asistido a ese cumpleaños. Optó por no ir aunque yo le dije que fuera, no me paró bolas.

Recuerdo que ese año Fulanito me comentó que se quedó incluso en vacaciones por allá por Sydney en casa de un amigo de su salón con el cual se la llevaba muy bien. (Para todos aquellos que en este punto de la historia dicen “Ayy este Fulanito como que era gay” pues dejenme decirle que no lo es y no fué ni lo será). Se quedó esos días y solo tenía de su chica del colegio, una nota escrita en su cuaderno que preguntaba entre otras cosas, el porqué de su regreso a su país. El lo leyó e imaginaba que algo pasaba pero nada mas. Pensar en eso, estar errado y decir algo era echar a perder esa esperanza de que ella realmente lo estaba tomando en cuenta.

Pues bien, Fulanito se vino y no supo nada mas de ella. Me calé su rollo mental por algunos días. Pasaron muchos años en los que el sintió la necesidad de saber de ella pero nada pasó hasta luego de 5 años que por cosas del destino, ¡plum! se vieron de nuevo. Se encontraron de nuevo en una pizzería, esta vez en el país de donde el era. Ella estaba con su familia y habían ido a pasar vacaciones a ese país. En ese momento no hubo ninguna palabra directa o algún gesto. Aunque no lo crean, ese pana aun tenía sus problemas de inseguridad y poca confianza en si mismo y la única manera de expresarlos era con acciones. Pudo haber agarrado esas vacaciones para pasarla bien en otra parte y con cualquier otra persona pero decidió que de ser posible, las pasaría junto a ella y su familia los días que fuesen necesarios… ¡Y asi fué! A mi me sacó el culo completamente.

Se hospedaron (ella y su familia) en un Hotel que el conocía por su padre. Intentó ser atento, ligarse con sus papás, con su hermana y de paso, necesitaba apoyo moral y por eso se iba acompañado de dos amigos. Dos amigos que al final de la historia o en parte de ella serían los causantes de muchos años de arrechera.

Y si, recuerdo que Fulanito me contaba que esos días fueron estupendos y que se decidió a decir algo. Realmente no lo dijo, lo escribió y se lo dió justo el día en el que ella se iba a regresar. Solo le dijo “No la leas ahorita, leela cuando estés en carretera”. Ese era el viejo truco de leer la carta lejos porque si la leía ahí con él presente, la pena no iba a ser normal ademas, un rebote a esas alturas no iba a ser facil. Y se despidió con un beso normal. Eso me dijo, no se atrevió a nada mas. Un beso en la mejilla. Un beso de amigos y un beso con el que el bajó por el ascensor tranquilo y diciendo “me la comí”… ¡Pobre!

¿Coloqué en alguna parte de todo esto que nunca le había dado ni un beso? Pues no lo hizo, nunca. No llegó a besarla jamás, si sin querer, de haber sido así yo lo sabría.

Y bueno, así fué. Leyó su carta cuando se fué y estuvieron luego pendientes uno del otro pero de lejos. No había manera de llegar a verse nuevamente al menos para ese entonces. Así pasaron los días hasta que pasó algo inesperado. Ya no estaba, no atendía, no había llamadas, no nada. Recuerdo que Fulanito me buscaba y me decía que se sentía muy mal. Le comentaba eso a los amigos con los que fué a pasar los días de vacaciones y resulta que ellos si sabían de ellas porque habían tenido algo (Fulanita y su hermana). En ese momento entendí todo claramente. Tener la desventaja de vivir tan lejos no era problema para ellos ya que ellos vivían relativamente cerca de ellas. Eso fué un head-shot para su inseguridad, ego y valentía. Juró que nadie mas lo jodería de nuevo.

Pero no fué así. Vamos a aclarar algo, no esperó por ella toda la vida. Estuvo con una que otra chica que posiblemente le gustó y con la cual pasó sus momentos pero seguía aquella pecosa en su mente, ella siempre estuvo ahí pero tapada con el empate ficticio de su amigo, un amigo que el mismo llevó a conocerlas o sea, que pendejo.

Pasó un tiempo y recordando como siempre hace mucha gente, se dedicó a buscarla. Se metió en cuanta pagina de chat, sala social, red social, Conferencia, web, blog, Blick, clack, Cluck, etc, etc…toda página virtual que diera con su paradero. Incluso recuerdo que una vez lo visité y lo ví con unas Páginas Amarillas marcando cada número de teléfono que tuviese su apellido para dar con ella pero todo fue en vano. Desapareció. Nunca le pudo decir lo que significaba ella para el, nunca pudo decirle que el tambien estuvo pendiente de seguir su sonrisa, que cada encuentro en el colegio era porque él tambien ayudaba a que sucediera, que cada letrica que puso en aquella carta en su cuaderno la guardó durante mas de 15 años…Y la tenía debajo de su cama en una caja de zapatos Converse.

Repentinamente y despues de años, supo de ella. Tiene su vida hecha y Fulanito la de él, aunque algo escoñetada. Ella no cambió mucho, el cambió un poco. Ella sigue con la misma sonrisota, el un poco mas agradable a la vista. Ella con la misma mirada, el no sabe si la de el cambió o no. Encontrarla para el es ahora calarmelo con sus cuentos e historias. Cada vez que tiene chance de hacerlo, me lo cuenta y me dice lo bien que se siente. ¿Que puedo decirle? Han pasado tantos años desde aquel flaco inseguro que no sabía que hacer hasta estos días en donde sé que dirá todo y hará todo lo que le permitan hacer que no podría decirle “Deja eso así”.

Hace 4 años reapareció. Cuando la vió por una red social y despues de tanto tiempo, fue horrible para el porque ya la hacía perdida y desaparecida de su vida. Recuerdo que me lo contó asustado porque solo el sabía el poder que ella tenía en él y su miedo fue mucho mayor cuando supo por propia voz de ella, por sus acciones, por sus llamadas, que absolutamente todo lo que el sentía por ella era total y absolutamente correspondido. Si Fulanito hubiese dicho, si hubiese actuado, si hubiese ido a esos 15 años de su hermana, tal vez hubiese pasado eso a lo que el le temía tanto y que nunca expresó.

Pero Fulanito no está muerto, está aún mas vivo que nunca y mas claro que lo normal. Sabe que no dejará pasar ninguna oportunidad para hacerle saber lo que ella significa a pesar de que no tiene ninguna garantía de salir victorioso. Cualquier acto o palabra que no haga o diga podría ser mortal para el y si hace 18 años no dijo nada y perdió de pasar los mejores días tal vez de su vida, en este momento estoy segurísimo de que dirá mas de la cuenta… y lo ha hecho. ¡He sido testigo de ello!

¿Se volvieron a ver? Si. Yo no podría explicarles que sintieron, solo sé que se vieron. No me pregunten mas de la cuenta. Se vieron no como chamos que se gustan sino como dos personas grandes que se idolatran. Dos personas que se les olvida que hay un mundo que se les vendría encima pero que poco les importa. Se vieron. Estuvieron uno al frente del otro, con ese corazon a punto de explotar y aquel beso que no se dieron en la puerta del ascensor hace 13 años, se lo dieron. Y esa mano que nunca agarró hace 18 años, la agarró. Esas palabras que nunca se dijeron, se las dijeron. Ese momento que no tuvieron, llegó.

Y no le he perdido pista al asunto, estoy pendientísimo de lo que pasará con el y con ella porque sé que es algo que pasa solo en peliculitas o que uno vé solo por ahí en algún video musical. Ustedes saben, yo soy el tipo rudo y toda la cosa pero de verdad que el cuentico tiene su lado sabroso, cursi, alocado y espectacular.

Artículos relacionados

12 Responses to “Después de mucho tiempo”

  1. Aaa que hermosooo ojala pudiera encontrarmr de nuevo con el que historia casi me hace llorar

  2. q historia!!!en serio por eso es mejor decir lo que uno siente antes que sea demaisado tarde…al menos el tuvo la suerte de volver a encontrarla pero no todos corren con la misma suerte….<3

  3. Sabes? me identifico mucho con esa historia. A mis Doce años perdi a ” mi traga” antes de si quiera poderle expresar mis sentimientos. sin haberle dado ese primer beso que estaba reservado para el. Lo encontre 13 años despues cuand ya mi vida y la de el habian tomado dos caminos irreconsiliables, sin embargo fue realmente indescriptible la emocion de confesarnos los sentimientos que ambos habiamos sentido años atras y que desconociamos era mutuo.

    Es natural que ambos hubiesemos seguido con nuestras vidas pero ambos habiamos fracasado en nuestras nupcias y vimos el uno en el otro la posibilidad de un final feliz, en menos de 6 meses lo coordinamos y nos vimos, nos dimor ese primer beso, nos amamos muchisimo y compartimos dos meses de convivencia que son un gran tesoro que guardo en mi corazon. Fue Divino saber lo que se sentia tenerlo. lo disfrute al MAXIMO. pero el destino se encargo de obstaculizarnos nuevamente, llegamos a un punto en el que alguno de los dos debia cambiarse de pais para estar juntos. Y ninguno de los dos estuvo dispuesto a hacerlo. Falto amor? quiza. Yo Prefiero creer que tan solo nos dimos cuenta que el amor no es suficiente para vivir de el. y poco a poco despues de 4 años he llegado a sentir que fue una sabia decisiòn.
    Entendi que El siempre sera para mi la materializaciòn de la palabra amor, pero no fue eterno.
    HAY DIFERENTES FORMAS DE VIVIR UN FINAL FELIZ.

  4. amm yo creo que esta muy alargado;es decir lo isieron muy detallado y la verdad como soy chava no me gusta leer tanto amenos de que se vuelva interesanter cosas o que me emosione o asi y la verdad ni me qede a la mitad porqe fue mucha la aburrision

  5. k padre historia stubo de lujo
    cuando sentims que el amor esta lejos el
    destino los junta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *