Él es el amor de mi vida

Mi nombre es Daisy. Yo conocí a Rodrigo, el amor de mi vida, cuando tenía 2 años de edad. Íbamos juntos al cendi. Yo estaba perdidamente enamorada de el, el lo sabia pero no decía nada. Cuando salimos del cendi me entere que él iría a la misma primaria que yo. El primer día de clases me emocione de verlo, fuimos amigos por 2 años, pero después en tercero de primaria el se cambio de salón y nuestra amistad se acabó.

Cuando entramos a secundaria yo seguía enamorada de él y él ni siquiera se daba cuenta. Mis amigas me decían que haríamos la pareja perfecta. Yo sabía que era cierto pero no me quería ilusionar. Un día enfrente del grupo me tocó revelar quién me gustaba y tuve que decir que Rodrigo. Todos se quedaron sorprendidos pero me dijeron: “Ustedes se verían muy lindos juntos”. Claro, no falto el chismoso que le fue a decir a Rodrigo lo que yo había dicho. Por la vergüenza yo casi no lo miraba.

Llegó segundo de secundaria y un maestro adivinó quien me gustaba, el era el típico maestro que te echaban burla cuando se enteran quien te gusta, el maestro invento unos apodos a él le puso Roro y a mi Rora. Yo iba a su taller del profe con mis amigas. El profe hacia que él me saludara y me diera un abrazo.

Pero un día en el taller, un amigo suyo llegó y me dio un beso. Me dijo que le gustaba mucho y que ya sabía que a mí me gustaba Rodrigo, pero que no le importaba, ya que el haría que lo olvidara.

Rubén era muy lindo conmigo. Cuando llegaba a la escuela siempre cargaba mi mochila y me decía que me veía muy linda. Un día me decido a darle una oportunidad. Él estaba contento, todos me felicitaron, me decían hasta que te olvidaste de Roro, yo solo me reía. Rubén al igual que Rodrigo era uno de los más codiciados de la escuela. Muchas me tenían envidia, pero trate de no tomarles importancia.

Un día en el taller, Rubén me dijo que se tenía que ir, pero que mañana nos veíamos, yo le dije que sí y me dio un beso. Minutos después llego Rodrigo y me dijo ¿Por qué andas con Rubén? Yo le dije “eso no te importa”. Él me dijo “Sí me importa, porque yo te amo”. Yo me quede sorprendida, pero él siguió diciendo, “Sí, yo te amo. Fui un cobarde al no poder decírtelo antes”, al decir esto él se fue.

Pasaron dos meses. Mi relación con Rubén iba normal, hasta que un día yo le dije todo lo que pasó en el taller. Él me dijo que lo comprendía y que teníamos que tomarnos un tiempo para que yo pensara las cosas. Él me dijo que fuera cual fuera mi decisión el siempre iba a estar para mí y yo le dije que lo quería mucho, pero como mi amigo y me fui.

Pasó un mes. Estábamos en el recreo. De repente llego Rodrigo y me dijo “Sé que cortaste con Rubén, y quería saber si querías ser mi novia”. En ese momento mi corazón empezó a palpitar mucho y le dije que si. Mis amigas se pusieron muy contentas, ya que ellas sabían que yo seguía queriendo a Rodrigo.

Acabamos la secundaria como novios, fuimos la pareja de la generación, mis papas y mis suegros estaban contentísimos con nuestra relación.

Cuando entramos a la prepa el se fue a la misma que yo entré, el quería ser futbolista y yo lo apoyaba en todo.
Un día me dijo: “Daisy me dijo mi entrenador que puedo ir a Londres a jugar”. Yo me emocioné, pero eso me puso triste ya que el se iba a ir.

Seguimos nuestra relación a distancia. Claro, a veces peleábamos y cuando pasaba eso él venia a verme.

Cuando acabe la universidad él me dijo: “¿Daisy, mi amor, cásate conmigo?” En ese momento mi vida dio un giro. Claro le dije que sí.

El día de mi boda fue el mejor para mí. Ahora tenemos un niño de dos años llamado Carlos Rodrigo y una niña de un año llamada Barbara Carolina. Somos una familia muy feliz y él es el amor de vida.

Artículos relacionados

6 Responses to “Él es el amor de mi vida”

  1. Wao me leí toda tu historia y la verdad que me parece muy bonita, Rodrigo el gran amor de toda tu vida. Y ahora ya tienen una familia que lindo

  2. katytadulce Responder

    Que linda y hermosa historia, ojala yo tuviera una historia con un final tan hermoso como el tuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *