Amor de vacaciones

Mi historia comienza en mayo del 2013, en mi pueblo, un pueblo pequeño de Toledo. Para nosotros, los adolescentes, es la leche porque la fiesta nunca acaba, noche y día.

Me enamoré de mi profesor

Él era mi profesor de Religión, claro “Religión”. Era prácticamente un sacerdote y yo una niña de trece años. Él tenia cincuenta.