Historia de amor con mi jefe

“Como una estúpida me hice ilusiones y pensaba que acababa de iniciar una historia de amor con mi jefe”

Les comento, a mediados de marzo comencé a trabajar en una empresa en la que reina el personal masculino. Tenía un jefe guapo, bastante alegre, de ojos claros y una sonrisa hermosa. En primera instancia no me llamo la atención, solo daba gracias que no fuera un ogro. Jamás había pensado en que tendría una historia de amor con mi jefe.

Al poco tiempo una compañera se fue con licencia médica por un mes. Me pidieron hacer refuerzo en su área, que era un completo caos. Resultado, no pude decir que no y tomé el problema. En fin, con los días dejaron a mi jefe a cargo del área al que me habían cambiado y por ende compartimos mas, conversábamos de todo.

Yo estaba de solterona, él estaba comprometido con la diseñadora de la empresa, que está de más decir era una tipa mala leche. Pasaron como dos semanas y entonces sucedió lo peor: mi jefe comenzó a buscarme. Lo miraba demasiado y había ocasiones en las que no podía disimularlo.

Un día tuve que quedarme a terminar con varias cosas pendientes. Él se quedó conmigo aunque casi no me habló. Cuando quise irme, le dije una broma para romper el silencio, pero él no reacciono. Estaba nerviosísima y completamente segura de que se había dado cuenta. Las manos me sudaban, tome mis cosas y caminé como un robot hacia la salida. Él apagó las luces, quise salir corriendo (¿o no?), me tomó por la cintura y sin decir nada dejé que me besara. Sí, es cierto, también lo deseaba y mucho. Y por fin estábamos ahí, besándonos.

Ni para que contar lo que sucedió en mi apartamento.

Al día siguiente llegue con una sonrisa que no caía en mi cara y para ponerle la cereza al pastel supe que había terminado con la diseñadora. Como una estúpida me hice ilusiones y pensaba que acababa de iniciar una historia de amor con mi jefe. Me imaginé que me querría como su novia, ya hasta había preparado un carta de renuncia porque no podría estar en el mismo lugar de trabajo que su ex. Pero cuando llego a la oficina me saludo como siempre, el día siguió aun más distante y para el final ya no se asomo a la oficina. ¿Qué sucedió? Ni la menor idea.

Con los días siguió así. Me dolía su actitud, ya sentía demasiado por él. No entendía su distancia, cada vez que entraba a la oficina pensaba que me hablaría o algo, pero nada, pasaba como si yo no estuviese ahí.

Un día en los que él ni siquiera me saludaba, terminé contándole todo a una amiga de la oficina. Ya no daba mas, lo único que quería era irme a mi casa, así que dije que me sentía mal y me dejaron salir.

Cuando llegue a mi casa, llore, llore y seguí llorando. ¿Cómo tan tonta? Era obvio que solo quería sexo y nada más. La historia de amor con mi jefe que había soñado era sólo una ilusión.

En mi depresión agarre un botella de vodka y cuando ya había tomado mas de la mitad, tocaron a la puerta. Para mi sorpresa era él. ¿Qué hacia allí? Traté de no hacerme ilusiones pero, imposible. Estaba allí y yo borracha. No dejé que ni siquiera entrara. Le reclamé lo que estaba haciendo conmigo. Le pregunté a que jugaba, el porqué estaba ahí y no sé que mas. Él no hizo más que tomar mi cara entre sus manos y besarme.

Esta es mi historia de amor con mi jefe. Hoy por hoy llevamos poco menos de un año juntos en una relación intensa y sin muchas explicaciones. Mis amigas dicen que no duraremos mucho. A veces también lo creo, pero realmente espero que no sea así.

Artículos relacionados

2 Responses to “Historia de amor con mi jefe”

  1. mira ypo crfeo que deberias dejarle pero si kieres te bienes con migo jajajaj na po amiga
    cuidate y que te baya bien chau chau

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *