Lecciones para aprender

Mi historia data de hace más de 20 años y es relevante porque es una historia muy especial, yo la considero un milagro, por eso es especial para mi, les diré porqué…

Estudiaba mi carrera de ingeniero, y en aquéllos años, era raro ver mujeres que estuvieran en esa escuela, es decir, por cada 100 estudiantes hombres había 2 mujeres, por lo mismo, era notoria la presencia de ellas en los salones de clases. Y había de todo tipo, mujeres hermosas y otras no tanto, pero a mí me llegó al corazón la mujer más hermosa de todas las que había conocido hasta entonces, y la verdad no me había dado cuenta que estaba enamorado de ella, sino hasta 2 años después. eso sí se llama estar despistado. Recuerdo bien esa mañana de primavera, estaba esperando que empezara una clase y estaba en el pasillo de la escuela, y de repente, ahí estaba ella, a 2 metros de mí, con una sonrisa, su cabello, su carisma, en ese momento se detuvo el mundo y sólo tenía ojos para admirarla…Ya después de eso quedé enamorado perdidamente, pero en silencio.

Éramos compañeros de clase y cruzábamos palabras de vez en cuando, pero nunca conviví tanto con ella, será porque siempre me ponía nervioso en su presencia, no sé, pero eso me pasó. Sin embargo la adoraba, siempre aprovechaba que no me estuviera viendo para admirarla, soñaba con el momento de tenerla a mi lado, y sin embargo… nunca me animé a hablarle. Ya sé lo que pensarán, amor de lejos es… ya lo sé, y siempre me arrepentí de eso.

Pasaron los años, terminé mi carrera y me titulé…pero ya no supe de ella, tampoco tuve la oportunidad de saber dónde vivía, por lo que perdí contacto con ella completamente, mas siempre me quedé con la espina clavada de no haber sido más valiente y dejar a un lado mis inhibiciones y haberla llegado a conocer.

Mis primeros dos años fueron duros para conseguir trabajo de ingeniero, ya me estaba desanimando, conseguí algunos pequeños trabajos pero nada relevante, al menos para lo que yo quería. Un día estaba en la zozobra, pues ya me habían dado esperanzas de entrar en una buena empresa, y sin embargo no se dio…en la casa de mis papás teníamos una imagen de la Virgen de Guadalupe en mi cuarto, y a los pies de ella, con los ojos llenos de lágrimas, le pedí que me diera un motivo por el cual yo debiera de conseguir trabajo de ingeniero, por qué no de otra cosa…esa tarde, tomé un lápiz y una libreta y me puse a dibujar un rostro, la verdad yo era bueno dibujando, pero nunca había dibujado un rostro, menos sin verlo para tomar una referencia, y sin pensarlo, dibujé el rostro de ella. No lo podía creer, ya tenía más de dos años sin verla y era exactamente igual a ella. De hecho la dibujé con su hermosa sonrisa.

¿Un milagro? No lo sabía, sin embargo, mientras conseguía un buen trabajo (el cual conseguí 2 meses después de esto) me extrañó este evento y me di en la tarea de volver a buscarla, pero infructuosamente. Busqué por sus apellidos en el directorio telefónico y me encontré con su hermano. Sin embargo, se portó muy desconfiado y frío, y lo entiendo, a quién le gusta que le anden preguntando por su hermana. Sin embargo, no claudiqué, pero sin muchas esperanzas de pensar que la pudiera encontrar.

En mi ciudad hay un templo al cual le llamamos santuario de la Virgen de Guadalupe, y eran frecuentes mis visitas ahí, sobretodo los domingos en la tarde. Me gustaba ir porque se congregaba mucha gente, y porque era bonito ver que todas esas personas compartían un momento (una misa) entre todos. Una noche de invierno estaba oyendo precisamente la misa, y a cinco bancas delante de mí vi una muchacha con una hermosa cabellera parecida a…, no lo creía, pensaba que era una coincidencia, pero no me quedé con la duda y me fui dos bancas más adelante, y en eso volteó esa muchacha y de perfil me di cuenta…que era ella… y yo me preguntaba… ¿cómo era posible encontrarla precisamente ahí, en la casa de Dios? ¿Cómo se dio la coincidencia? ¿Cómo tenía yo la suerte de ver a quien hace unos meses dibujé sin haberla mirado y de la cual ya tenia tiempo de no verla y precisamente ahí? ¿Otro milagro? Yo creo que sí, y sin embargo, me volví a poner nervioso otra vez. La verdad, no sabía qué le iba a decir, y en ese momento, antes de que terminara la misa, ella salió, pero no tuve el valor de seguirla. Aunque pensé, si ella vino este domingo, deberá de venir los demás, y así fue…después de eso, me hice asiduo de ir a misa los domingos al santuario de Guadalupe.

La verdad es que sí me animé a hablarle, pero dos meses después (como siempre, tardado), y cuando llegué a presentarme, todo nervioso por cierto, vi en su cara una gran alegría de verme de nuevo también. Esa tarde platicamos un buen rato, poniéndonos al corriente y fue la tarde más hermosa de mi vida, hasta ese entonces, por fin cumplía mi sueño de conocerla.

La invité a salir y salimos un par de veces y sólo Dios sabe por qué hace las cosas. No compaginamos mucho, ella traía otros intereses y gustos y no fue lo que soñaba, aunque yo no lo comprendía en ese momento, ya saben, el amor propio de uno. Ya después no me recibía las llamadas y alguna vez que me contestó, de plano me dijo que esto no iba a llegar muy lejos, yo me puse muy triste… Le escribí una carta despidiéndome de ella y mandándole el dibujo que le hice meses atrás, tratándole de explicar porqué era tan importante para mí. Luego me llamó reclamándome que de dónde había sacado la foto de donde me basé para hacer ese dibujo. yo traté de explicarle que nadie me pasó esa foto, que había salido de mi mente, pero me hizo hacer sentir que estaba loco, yo me enojé y recuerdo las últimas palabras que le dije “espero no volver a verte nunca más en mi vida”. Lástima, lo que hace alguien y lo que se dice cuando uno está enojado…

Después de eso, le envié una carta disculpándome por mi comportamiento, tratando de limar asperezas, pero ya no me contestó, ni funcionó.

¿Qué me deja esa experiencia? Que existen los milagros, que siempre Dios nos ayuda para aclarar nuestros pensamientos y no ser obsesivos en lograr algo que quizá ya está perdido, que cuando algo no se da es por que no se da, que disfrutemos la vida tal como nos la presenta.

Hoy soy un hombre felizmente casado, con un hijo ya adolescente y otro de 7 años y mi esposa es la mujer más perfecta del mundo. Al menos somos el uno para el otro y no concibo la vida sin ella. hemos vivido tantas cosas bonitas que no las cambio por nada absolutamente… y, sin embargo, de vez en cuando recuerdo esta historia tan especial en mi vida, que aún y cuando no terminó con final feliz, sí nos deja lecciones para aprender, ¿no lo creen? Saludos.

Artículos relacionados

7 Responses to “Lecciones para aprender”

  1. Hola. Tu historia me pone a pensar en la mia. No es muy larga y no es exactamente como la tuya. Lo que paso fue de que conocí a un chico, el era muy dulce y me caia muy bien. Platicábamos cuando podíamos y eso no era muy seguido, pero si todos los dias. El se tubo que cambiar de escuela y yo desde el principio me había estado enamorando de aquel. Me enferme y falte 2-3 dias. Resulta que cuando regrese, el falto, pero lo que yo creia era que el iria al siguiente dia de clases. Recuerdo que fue a saludar a sus compañeros y yo de tonta no fui a saludarlo. Pero, yo nunca supe que esa vez iba a ser la ultima oportunidad de hablarle, pues una amiga fue conmigo y pregunto, ” porque no fuiste? Que no eran amigos? ” le mire raro, pues nadie me había dicho nada. Pasaron los dias y llego Lunes. Yo fui normal, como siempre a la escuela. Ya esa semana me entere que el se había salido. Todo el año me queria acercar a algún amigo de el, pero yo siendo la más timida, no me acerque a preguntar el numero de telefono de mi amigo. Paso el año y yo nunca pregunte. Hace mucho decidi que si el destino nos une, que así sea. Si no, entonces fue un amor que nunca pudo ser. Me acuerdo que le pregunte que si tenia una chica en mente, semanas antes que se fuera, me dijo que si. Le pregunte que quien era, no me dijo toda la semana, hasta que por fin me dijo. Era yo. Ya eso paso, y espero algún dia encontrarlo, pero ya no voy a tratar, solo es un recuerdo, perdido.

  2. Alexa Fernandez Responder

    me paso algo igual, pero tu si tuvistes la oportunidad de saber que elle no era para ti, y yo sigo esperando aclarar mis sentimientos si sigo amando a mi ex

  3. me gutso muchoo 😀 y es cierto los milagros existen 😀 pork claro DIOS EXISTE!!♥♥♥

  4. wow!! tu historia me dejo helada, por que entiendo enteramente tu sentir, al no querer decirle nada por temor, nervios o extroversion…
    Yo estoy enamorada, desde hace 5 años, he tenido relaciones formales pero mi corazón me sigue llevando al mismo camino segun yo a “èl”. por eso me identifico tu historia porque siento que me he encerrado en un mismo pensamiento por años y tal vez como dices tu aun no acepto la vida tal como dios me la presenta, muchas gracias por compartir tu historia.. espero que te quede la satisfacción de haber ayudado a alguien más a ver otro angulo de su situación, y se que sera difícil por que he pedido a dios miles de veces que si el es para mi que no lo aparte de mi lado, sin embargo empiezo a creer que cuando algo es para ti.. asi sera por simple voluntad o destino.. pero no por guardar una fijación disfrazada de amor hacia alguien.
    espero correr con la misma suerte que tu! y encontrar con quien compartir mi vida.. hasta luego 🙂

  5. Genial amigo…yo tengo una historia parecida y me paso algo parecido :- / me toco esperar 5 años y al final no paso nada y aun sigo esperando.. :- D pero no importa ya llegara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *