Mi jefe me sedujo y me engañó

“Aprendí que las apariencias engañan y que lo único y verdaderamente valioso que tengo soy yo”

Hola, mi nombre es Sara y quiero compartir con ustedes mi historia. Esto sucedió ya hace tres años. Yo trabajaba en una empresa que se dedica a la renta y venta de autos. Cuando yo llegué allí tenía novio con el que llevaba dos años de relación y pasados seis meses decidí terminar con él porque ya no me hacía feliz.

Pasó el tiempo y desde que llegué a trabajar a ese lugar me llevé muy bien con mi jefe. Me gustaba mucho platicar con él porque es un hombre muy inteligente, atento, caballeroso, educado… Algunas ocasiones me llevaba hasta mi casa al salir del trabajo y yo, encantada, aceptaba porque no quería caminar. Cabe aclarar que a mí no me llamaba la atención y mucho menos me pasaba por la cabeza tener nada que ver con él.

Pues bien, al cabo de tres meses, una vez cuando salimos de trabajar, me invitó a tomar un café. Yo lo vi de lo más normal porque eso se nos empezó a hacer costumbre siempre que salíamos de trabajar. Fuimos por el café a un parque que se llama Coyoacán, platicamos, nos reímos, me preguntó varias veces si salia con alguien y si me interesaba alguna persona, a lo cual yo le respondí que no. Cuando nos subimos al auto para que me llevara a mi casa simplemente se me dejó ir encima y me comenzó a besar. Debo confesar que yo no supe que hacer y simplemente le correspondí.

Cuando se terminó ese largo beso, me sonreí y me dije, “¿Por qué no?” Él me dijo que le gustaba mucho mi compañía, que le hacía reír y que le gustaría intentar tener una relación más formal conmigo y me dijo “¿Quieres ser mi novia?” Yo me sorprendí demasiado porque este Juan me lleva 10 años y jamás me imaginé que le llamaría yo la atención. Finalmente le dije que sí, sin imaginar todo lo que me estaba esperando…

Pasaron los meses, todo iba excelente. Él seguía siendo muy atento, educado, caballeroso, amable, se interesaba mucho en mí y en mis cosas, hasta que un buen día el teléfono dejó de sonar, dejaron de llegar los mensajes, comenzó a faltar a trabajar los fines de semana que era cuando más nos veíamos y salíamos a pasear y comenzó a dejarme plantada sin avisarme que no nos veríamos. No me contestaba las llamadas, los mensajes y tampoco los correos. Todo estaba mal. Me sentía desolada, decepcionada, traicionada, herida. A él le había dejado de importar, ya no me quería más, había comenzado a dejar de mirarme para empezar a ignorarme. Y, de verdad, duele demasiado la indiferencia cuando ni si quiera sabes qué es lo que sucede.

Me di cuenta que ese señor, Juan -que me lleva 10 años- es una persona inmadura, mentirosa, cobarde, abusiva, desleal, deshonesta. Yo lo tenia en un altar, de verdad, yo estaba tan ciega al creer que una persona tan mayor me podía dar lo que andaba buscando y gran desengaño que me he llevado. Supuse que por ser él tan grande podría darme el ejemplo de muchas cosas en la vida y resultó todo lo contrario. Les confieso que quedé muy lastimada. Tuve que buscar ayuda médica porque no podía creer lo que estaba viviendo, pensé que jamas podría volver a verme y sentirme cien por cien feliz. Cuando tuvo la hombría de enfrentarme y explicarme lo que estaba sucediendo me dijo que su hija tenía problemas muy fuertes y que debía estar a su lado y que regresaría a vivir a casa de su ex-esposa y su hija para cuidar de ella. Este señor está “separado” o al menos es lo que alguna vez me dijo. La verdad, ahora pienso que jamás estuvo separado, que sólo me engañó para pasar un buen rato.

Aprendí que las apariencias engañan y que lo único y verdaderamente valioso que tengo soy yo y nadie tiene el derecho a hacerme sentir infeliz. Me quedé con todo lo bueno y con todo lo malo que viví durante esos dos años porque me dejó muchísimas enseñanzas y eso sí reconozco que se lo debo de agradecer de alguna manera. Me quedó con la satisfacción de que en esta vida todo se paga algún día y con la moraleja de que la vida se cobra con lo que más se ama.

Espero me escriban sus puntos de vista y experiencias.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *