Lo que cuesta olvidar a un ángel

Una compañera de trabajo y yo tuvimos un pequeño discurso la tarde del 8 de enero de 2011, como consecuencia de una habladuria que hizo una persona, relacionado con nuestra manera