Necesito que deje a su esposa para estar conmigo

Es verdad que el universo y la vida hacen que si dos personas deben conocerse, lo hagan. Mi historia comenzó hace más de 2 años; tenemos la misma edad (30 años), él es amigo de mi hermano desde hace mucho tiempo, aunque los últimos años no se frecuentaban. Siempre supe que él existía pero jamás entablamos conversación y mucho menos una amistad. Pasaron los años y me fui a vivir a otra cuidad sin haber tratado con él nunca; al mismo tiempo él comenzaba una relación con una chica mucho menor que él, “coincidentemente” el mismo día que yo viajaba a esta otra ciudad.

Cinco años después, un fenómeno de la naturaleza hizo que declararan a mi ciudad natal en emergencia, ya que había mucha gente damnificada en los alrededores. Un grupo de amigos que vivíamos en esta nueva ciudad nos reunimos a juntar algunas cosas básicas para enviar como donaciones y él en mi ciudad natal iniciaba una campaña muy grande para obtener donaciones. Una de las formas de difusión era Facebook. Por esta razón una noche recibí la llamada de la productora de un programa radial que se transmitía a nivel nacional, aunque en un horario no tan sintonizado, donde me pedía hablar sobre las donaciones y la gran campaña que se había emprendido en el Facebook. Me sorprendió muchísimo inicialmente porque yo no estaba inscrita en este grupo, es más ni siquiera entraba al Facebook hacía cuatro meses atrás por otras razones, de todos modos conteste la llamada y de inmediato me puse a investigar en Facebook y resultó que el creador del grupo era él y no lo tenía en mis contactos.

Después de la entrevista que me hicieron respecto al tema, pensé que nadie me habría escuchado- al menos de mis conocidos- pero paso por mi mente que tal vez la misma producción pudiera avisarle a él que me habían entrevistado y él creer que yo me había aprovechado del éxito de su grupo en Facebook para ser yo quien diera las declaraciones. Entonces llamé a mi hermano que estaba viviendo en mi ciudad natal y le pedí que se comunicará con él ya que era su amigo y le explicara que yo no sabia como habían conseguido mi número y me habían relacionado con esta campaña, a lo que recibí como respuesta un gran no, porque mi hermano simplemente no se veía con él hacia mucho tiempo. Me aconsejó que le escribiera por Facebook y le explicara lo sucedido y así lo hice. Mi sorpresa fue que el mismo instante en que yo enviaba el mensaje diciéndole que era la hermana de su amigo y explicándole lo sucedido, me llegaba uno de él diciéndome que sabía quien era y que aunque no lo creyera, él me había escuchado, que decidió prender la radio ese día a esa hora como nunca lo había hecho y además escucho que hablábamos de la campaña de donaciones.

Desde aquel día comenzó nuestra comunicación y nadie tuvo que presentarnos, nos encontramos sin ayuda de nadie y desde el primer instante sentimos que nos conocíamos de toda la vida. Comenzó como una amistad virtual, él me contó que tenía enamorada desde hacía 5 años atrás, aunque sentía que las cosas se estaban enfriando un poco. Iban pasando los días y era increíble la necesidad que teníamos de estar cerca el uno del otro, aunque sea virtualmente o telefónicamente. Comenzó a crecer un sentimiento muy fuerte entre los dos, hablábamos todo el día y toda la noche pegados a la computadora por la webcam o al teléfono, desde las 8 de la mañana hasta las 3 o incluso hasta las 6 de la mañana del día siguiente. Sólo nos faltaba estar juntos físicamente y poder tocarnos.

Finalmente se dio la oportunidad. Yo podía hacer un viaje hacia mi ciudad natal y allí me encontraría con él. Cuando comenzamos a planificar nuestro encuentro y contar los días, su aún enamorada con la que ya había hablado del distanciamiento que había entre ellos le anunció que estaba embarazada. El mundo se me cayó y él entró en una desesperación de no saber que hacer. La familia de su enamorada era de aquellas que tenían muy metido en la cabeza eso del que dirán, ya que en mi ciudad todos se conocen y él tenía temor de no hacer lo “correcto” y se optó por organizar el matrimonio.

Yo estaba deshecha. Aún así viajé y nos vimos y fue maravilloso. La despedida fue muy triste y le pedí que fuera a verme a la ciudad donde estaba y así lo hizo. Fue a verme una semana antes de casarse y todo fue llanto y dolor por lo que estaba por suceder. Comenzó la presión a él también por parte de su propia familia, yo decidí dar por finalizada esa situación.
Tan solo un día después de su matrimonio, él volvió a buscarme, a llorar, a rogarme que no me alejara. Peleamos, lloramos y no pudimos alejarnos uno del otro.

Pasaron unos meses y se me presentó la oportunidad de regresar a vivir a mi ciudad natal y lo hice por una oportunidad laboral pero sobre todo por él. Aquí juntos hemos tratado de llevar las cosas lo mejor posible, las pocas personas que saben lo que pasa nos dicen que no podemos seguir así y los que no lo saben, tan solo con vernos detectan lo que sentimos el uno por el otro: nos queremos, nos cuidamos, compartimos todo y luchamos cada día. Para él esta siendo muy difícil separarse aunque en algún momento lo hizo por 20 días y se fue a la casa de sus papás, quienes en vez de apoyarlo lo presionaban a que regrese a su casa nuevamente por su hija y por el qué dirán. Su esposa movilizó a todos sus amigos para que lo presionaran para que vuelva con ella y mientras tanto nosotros seguimos muriendo de amor y soñando con poder estar juntos algún día.

Sé que la decisión depende de él. Su temor más grande es su hija que tiene un año y un poco más. Pasamos los días y las noches que podemos estar juntos escondidos, vivimos mandándonos mensajes o llamándonos y soñando con que estamos juntos, fingimos ante todos que no nos vemos, que somos amigos. Añoramos un instante juntos y soñamos con un futuro que no sabemos si tendremos, pero nunca perdemos la esperanza.

Sé que muchos me seguirán diciendo que no malgaste mi vida esperándolo, pero él realmente me ha demostrado lo que siente por mi y yo sé lo que siento por él. Jamás creí vivir una historia que sólo vi en novelas, pero creemos que nuestra lucha, nuestro sufrimiento y nuestra esperanza va a ser recompensada algún día dándonos finalmente la oportunidad de estar juntos finalmente.

Artículos relacionados

5 Responses to “Necesito que deje a su esposa para estar conmigo”

  1. como duele que hallan tantos hombres analfabetas emocionales y destructores de ilusiones, de esperanzas, de sentimientos y de las buenas intenciones de formar un hogar

  2. wuao tu historia me puso los pelos de punta amiga creo que si tanto es el amor hay que aser lo posible por estar juntos y la parte que no me gusto es cuando su “enamorada” presionaba a los demas a volver kn ella definitivamente no me gusto pero miralo por otra parte el chavo tiene a su hija y pos la chava no me cae bien y ni sikiera la conosko jaja pero bueno aquí lo importante es que traten de solucionar todo esto lo del matrimonio y pues te deseo lo mejor amiga se que soi mui chica al decirte esto pero he pasado por muchas cosas y me sorprendo espero que tu relacion llegue a esta estable tu con el y el conytiigo

  3. la historia le falta algo de intensidad suspenso más rompimiento osea como que la chica no resisti y fue a buscarlo y se entero que tenia una hija más de esoooo y grasias por su tiempo

  4. Aww que bonito es el amor pero com duele cuando son imposibles verdad…….yo se que no kieres que te digan lo de siempre que no malgastes tu tiempo pero desgraciadamente esas palabras son muy ciertas……….bno lo unico que yo te puedo dcir es que si dverdad te ama aga a un lado su temor y luche por estar contigo ahora ahora que la niña esta pequeña por que dspues va aser más dificil eso si que no dje sola a su hija…….pero de todos modos yo te recomiendo que no te cierres al amor trata de conocer más hombres y kien sabe ala mejor el hombre de tu vida esta por ahi esperandote.
    suerte 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *