No se puede confiar en todas las personas

Bueno. Me da igual si la publican o no. Yo solo quiero que sepan que tengo una historia, un vacío por dentro, algo que quiero quitarme de encima.

Quiero que aprendan a no confiar en las personas, aprender a conocerlas de verdad.

Cuando yo tenía 9 años vivía con mi abuela, ella era la única persona que me hacia de verdad feliz. Era la mejor persona del mundo le decían (Chuichita).

Ella se fue de mi vida (murió) cuando yo iba a cumplir 10 años. Fue el peor cumpleaños que pase en mi vida. Mis padres habían comprando una casa en un barrio, era un barrio muy extraño para mi.

Conocí a personas que me arrepiento de haberlas conocido. Son personas malas que solo les gusta verte mal.

Yo conocí una niña llamada Cati, me cayó bien en el momento. Con el tiempo fuimos siendo amigas. Ella tenia un hermano llamado Maicol. Era un niño (es) muy insoportable. Es una persona mala, egoísta, estúpida. Es una mierda de persona.

Después de haber conocido a Cati y a Maicol conocí a un niño llamado Matías. Me cayó bien, nos hicimos muy amigos. Él hizo que me hiciera amiga del barrio entero, hasta que un día estábamos jugado a las escondidas con el y el primo Guillermo. El “Matías” me llevo a esconderme con él y de boba e inmadura fui.

El me llevo a una habitación donde me dijo que me amaba y que quería hacer cosas conmigo. Yo le dije que quería ser solo su amiga, que no me gustaba. El me agarro y me apretó, me pegaba. Yo le dije que me soltara.

Pero él no me soltó, él me hizo cosas que no quería, que no conocía.

Este es mi mayor secreto, algo que ni mis padres saben. Yo dejé de ser la amiga de el por lo que me había hecho. Yo pensé que él era mi amigo, confié en el y le conté todo, toda mi vida, todo lo que me pasaba.

Fui imbécil en haber confiado en alguien que apenas conocía. Eso fue una experiencia en mi vida que no quiero volver a repetirla. Ahora bien sé con qué tipo de gente trato todos los días.

Yo en este momento tengo 15 años, tengo novio y vamos a hacer 6 meses.

Yo sé que soy una niña aun, pero soy bien madura para la edad que tengo y me doy cuenta de las cosas. Soy muy infantil, graciosa, feliz, humilde, etcétera.

Pero siempre madura, siempre con los ojos en el buen camino.

Amo a mi familia, amigos y en especial a mi novio. Él es el que lleno el vació que tenia por dentro y le agradezco todo lo que hizo y hace por mi. Sin él no viviría, lo admito, y espero que sea mi para siempre.

Te amo, mi vida. Espero que algún día llegues a reconocer esta historia.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *