Nuestra confusión

Luego de haber sufrido una gran ruptura, conocí, gracias a mi mejor amiga, un chico que era muy linda persona, tanto por dentro y por fuera. Luego de dos años  de una gran amistad, empezamos a ser cada vez más cercanos.

Por razones de trabajo tuvimos que viajar a una ciudad al norte. En ese viaje por razones de la vida nos sentamos juntos. A mí de verdad me gustaba este muchacho, al parecer el ya lo sabía. Así que luego de hablar casi dos horas, por fin decidimos “dormir”, cuando yo estaba a punto de que darme ya dormida, siento como él se acerca y se queda mirándome fijamente.

Al despertarme lo único que llegue a ver fueron sus labios cerca de los míos, no fue solamente una vez sino fueron muchas más. Si la historia terminaría allí no habría corazones rotos, pero él tenía enamorada. Según con todo lo que habíamos estado hablando antes él y ella ya no tenían la relación tan bonita que solían. Las cosas habían cambiado mucho desde que ella viajó, por ordenes de su papa.

Llegamos al destino, hicimos lo que tuvimos que hacer y en el regreso nada cambio. Paso lo mismo que en el viaje de ida.

Cuando llegamos a nuestra ciudad, por mensajes de texto, hablamos de lo sucedido y quedamos en que no íbamos a hablar más de eso, pero no paso. Al rato empezamos a bromearnos sobre eso e indirectamente nos decíamos que sucediera de nuevo. Él me seguía contando sus cosas, seguíamos siendo muy buenos amigos.

Una vez que empezamos a trabajar de nuevo, la relación se volvió mucho mas “bonita”. Luego de tiempo él termino con ella. Hablo con mi mejor amiga para poder contarle lo que él estaba sintiendo por mí. Luego de tiempo, no mucho en realidad, él y yo empezamos una relación muy bonita, nos dijimos “te amo” pero no sabíamos si era verdad.

Yo sentí mucha inseguridad cuando el no demostraba lo que sentía y por razones de trabajo el tuvo que viajar. Felizmente fue el tiempo suficiente como para poder pensar bien las cosas. Una vez que regreso hablamos y aclaramos las cosas. Di la idea de ser amigos, y él acepto, no gustosamente, pero íbamos hacer el intento.

Actividades extracurriculares del trabajo haciendo que viéramos casi seguido. Una vez que estas pararon, él estuvo gravemente enfermo y yo siempre estuve allí para lo que el necesitara. Solo que no directamente. Hablábamos mucho, pero solo por mensajes.

Pasaron tres semanas, él regreso son ella, publicándolo a los cuatro vientos. Esta historia es muy triste para mí ya que no podremos ser los mismos de antes. Pero el está feliz y yo también lo estaré con o sin él, porque si hay algo que aprendí es que el amor es libertad.

Artículos relacionados

One Response to “Nuestra confusión”

  1. Claro, que fue una experiencia mezclada de fantasia con la realidad, hay un dicho,”hay apariencias que engañan”, a mi me lo paso lo mismo, el inicio de una relacion sea seria o por “agarre”, siempre es hermosa pero nunca sabemos como es el destino, maldito es esa clase de persona, no digo solo a los hombres, sino como persona que quiere jugar con tus sentimientos, y te vacila con jugadas amorosas que tu estabas pensando que sería algo eterno. 🙁 🙁 Menos mal que te has dado cuenta lo que es en realidad, es mejor que te has enterado para que sepas. Nunca permitas cerca de él, ni más verlo ni màs escribirle con msjs..xk no debes ser sumisa por un hombre. has tu vida con decisiones como èl hace su vida con decisiones.. simplemente este amor fue por aventura. solo vivelos con los recuerdos pero trata de mirar lo que te ha hecho….. Dios esta observando todo.. y sabe que no lo heriste.. el mundo da vueltas, claro, todo hecho debe estar recibido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *