Ojalá nunca termine

Ojalá nunca termine

Soy Enrique y tengo 14 años. Quiero compartir mi historia, que aún no termina.

Al entrar en segundo de secundaria, odiaba mi escuela y le rogaba a mi papá que me cambiara. En mi salón nadie me hablaba bien, no conocía a nadie. Leslye, que realmente me parecía tonta y desesperante, se sentaba a mi lado, y como a mí no me caía nada bien, tarde mucho en hablarle.

Ese día comenzó a caerme bien, hablamos mucho al siguiente día, y al siguiente, hasta que salíamos juntos en casi todos los recesos, pasaba más tiempo conmigo que con su “novio”. En cosa de un mes, ella me gustaba muchísimo, con ella sentía mas comprensión que con nadie más, ya no quería ser solo su amigo, pero sabía que no podía, porque ella tenía novio.

Entonces seguimos así, conociéndonos cada vez más íntimamente. Le pedí su teléfono, y comencé a llamarle cada vez más seguido. Me invitó a su casa un sábado, su mamá no estaba y yo no sabía que hacer, comenzamos a hablar… Y fue allí donde le dije que estaba enamorado de ella y ella dijo que ella de mí y nos besamos por un largo rato, no podíamos detenernos.

Al regresar a mi casa no podía dejar de pensar en eso. Al siguiente día todo fue igual, estuvimos todo el día juntos en la escuela, y no hablamos de eso, pasaron los días y le pregunte: “¿Qué somos?” Pero ella cambió el tema…

Así pasaron los días e intenté presionarla para que respondiera a esa pregunta, pero no lo hizo. Fui de nuevo a su casa, estábamos ella, su mejor amiga y yo. Hablábamos de cosas graciosas, entonces alguien tocó la puerta, era su novio y le pregunto si quería dar una vuelta. Ella me miró, pero yo me hice el tonto, me sentía muy incomodo. Ella lo pasó, se sentó a un lado de mí… Era raro, ella nunca hablaba de él y decía que a mi lado se la pasaba mejor. Ella se sentó al lado de él, y yo sentía unos celos tremendos, pero no podía hacer nada, pues el era su novio.

“Me tengo que ir” le dije. Ella con una mirada triste me respondió “no te vayas Kike, no es eso…” Pero yo me fui y cuando iba en la esquina, su mejor amiga me tomó del hombro y me pidió que no me fuera aún, que fuéramos un rato a su casa y después volviera con Leslye. Yo acepté, pero me sentía destrozado, creía que ya era “mía”, pero ya tenía novio, y lo que más me dolía era que mientras decía que me quería, no era exclusiva de mí, como yo de ella.

Al volver a su casa mi plan era hacerla sufrir con mi despedida, pero salió de su casa corriendo, estaba llorando y me abrazó… No pude hacer más que abrazarla y preguntarle que pasó. No me respondió, pero me dijo “Sabes que te quiero más que a nadie, discúlpame… Pero ya lo corté, quiero estar contigo… Eres mi héroe”.

Yo sólo escuchaba emocionado… pero no lo entendía. Me dijo “ve a casa de Alejandra (su mejor amiga), voy por tí. Sólo voy a sacar a este idiota de mi casa y voy contigo.” Nos fuimos muy felices a su casa y la esperamos. Cuando ella llegó, su mejor amiga estaba en el baño, me miró a los ojos y me dijo “Gracias por salvarme, se que me quieres y también se que te hice sufrir mucho, pero no podía cortarlo”. Al terminar de decir eso, nos besamos. Le pregunté que había pasado en su casa y porqué salió de esa manera. “Ese idiota intento violarme”. Su respuesta me hizo enojar… me dieron ganas de matarlo. Ella era la persona que más quería en este mundo y no permitiría que nada le pasara, pero no pude hacer nada. Me sentía culpable.

Entonces me dijo que quería ser mi novia, que en realidad me quería, que nunca la habían hecho sentir así. Yo solo le dije: “Leslye, tu sabes que por ti yo daría todo. En los 4 meses que llevo conociéndote, me he enamorado de ti como nunca me había enamorado de nadie, claro que quiero ser tu novio, te prometo que yo jamás te mentiría, te prometo que yo siempre seré sincero contigo, y que voy a cuidarte…” Nos besamos en frente de su amiga, con mucha pasión… “Te amo” le dije, y ella me dijo con su tierna voz “yo más”.

Ahora, ella y yo seguimos juntos. Es mi mejor amiga y a la vez mi novia, puedo contarle todo sin preocupaciones, es perfecto, es real… La amo aún más que el primer día, y se que ella también, llevamos 5 meses, y parece que esto va para más. Ojalá nunca termine.

Artículos relacionados

8 Responses to “Ojalá nunca termine”

  1. huaaao esa historiia me llego al corazon incluso ne hiso llarar los mas lindo del mundo es un amor verdadero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *