Perdí un amigo porque no quise romper su familia

Hola a todos. Esta es mi historia.

Yo soy Liset, una chica de 23 años que me enamoré de mi mejor amigo. Fue un amor muy bonito, de aquellos que ya casi no se ven. Su nombre es Edil (o “Gordo”, como yo le decía). Nos conocimos en nuestra parroquia, ambos conformábamos un grupo y entre broma y broma salimos y nos conocimos mucho. Nos contábamos cosas, nos consolábamos, él tenia su enamorada… Bueno, en este caso esposa, ella tenía unos meses de embarazada. Él me contaba que ellos no llevaban bien su relación y que él ya se iba a separar de ella porque era insoportable. Le gustaba manipularlo y a él no le gustaba eso. Les cuento otra cosa, yo soy hasta ahora la amiga de su mamá y, claro, como tenía que ser varias veces que salimos juntos, salimos con ella como muy buenos amigos. Bromas por aquí y por allá, hasta que en una de esas salidas ya al regresar a casa el me acompañó a la mía y me pidió que le diera un beso y, claro, yo se lo negué a primera, pero yo ya me sentía atraída por él.

Era lo que toda chica quiere tener a su lado. Mi gordo era lo que yo mas quería, aunque era un amor imposible. Así que conversamos mucho aquel día y luego de hablar de todo él me dijo que me amaba y que me quería antes de estar con Lucia, que así se llamaba su esposa. Claro, yo le dije por qué no me dijiste esto antes, porque ahora cuando ya nada puede ser y él me dijo “Yo a ti te miraba tan lejos” y nos besamos una y otra vez. Fue un momento tan bonito que lo recuerdo hasta hoy y sabes que me dijo “Vámonos juntos a donde sea, pero solo tú y yo, donde nadie nos diga nada”.

Pero yo no podía olvidar aquel detalle: el embarazo. Y qué podía decir mi familia si me iba de esa manera, así que le dije que no y él me dijo “Yo me voy a ir a México, tengo familia allá y para no estar a lado de Lucia soy capaz de todo. A mi hijo no le faltara nada, pero ya no la aguanto y si no quieres ir conmigo te tengo que dejar”. Los ojos se me llamaban de lagrimas, pero no podía derramarlas frente a él, así que nos despedimos y no pudimos evitar besarnos como si fuera el ultimo día en que nos veíamos.

Al día siguiente nos volvimos a encontrar en un evento y al estar solos en el mismo ambiente nos besamos. Así pasaron varios días, los más felices de mi vida… él me decía que me amaba y yo correspondía a ese amor. Era tan maravilloso saber que aquel amor podía durar más de lo que imaginábamos.

Después de un par de semanas, él me llama desesperado. Yo pensé que le había pasado algo terrible y me reclamó por haberle enviado algún correo con conversaciones nuestras a su esposa. Claro, yo le dije la verdad. Yo no le había escrito, es más, no tenia su correo, no era mi amiga ni en el Facebook. Era totalmente imposible de que fuera yo, pero él no me creyó y yo no podía dejar que el pensara que era yo la culpable de sus peleas en esos momentos con su esposa, así que le pedí hablar, lo hicimos, me dijo que me creía y estuvimos toda la tarde juntos como si nada hubiera pasado.

Él quería tener un hijo mío, me lo dijo, y yo sólo reía. Estaba dispuesta a darlo todo en esta relación, pero también me daba cuenta que ya no podía seguir con lo mismo. Era yo en medio de ellos limitándolos a vivir en familia, así que decidí dejarlo todo y terminar de la mejor forma con todo. Y así fue. Todo terminó, hasta nuestra amistad.

Perdí a un gran amigo y confidente. Fue un error, lo sé, pero no lo pude evitar. Lo quise y a pesar que no duro mucho tiempo fue bonito saber que podía funcionar.

Artículos relacionados

4 Responses to “Perdí un amigo porque no quise romper su familia”

  1. me parece perfecto que terminaras esa relacion.ya que si bien dices eran amigos y sabias que es casado por respeto lo dejas..

  2. Hola bueno para mi estubo bien pero mal por que si vos queres a esa persona no deverias dejarlo si ya se que si vos estabas con el un bb y una persona que no tenian nada que ver y van a sufrir pero bueno ta vos merecias ser feliz con el pero bueno es tu decision besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *