amor en trabajo

¿Sólo un sueño?

Desde hace un año que he sentido algo increíble por una chica. Me he sentido atraído por sus ojos, sus labios, su morena y sensual piel, y su dulce voz.

Llevo un año trabajando; recuerdo el primer día que entré. Comenzaron a presentarme a mis nuevos compañeros. Hasta que la vi, mi compañero seguía hablando, diciéndome los nombres de los demás; pero yo no podía dejar de mirarla. Como en esas películas en las que la mujer de tus sueños se mueve a cámara lenta y una música romántica suena de fondo, igual.

Yo tenía novia, una relación de 6 años, por lo que me mantuve al margen, sin pensar un solo segundo en que podría estar con ella. Nunca una chica tan hermosa se fijaría en mí. Tiene que tener a miles de hombres deseando estar con ella.

Recuerdo que las pasadas Navidades, el último día de trabajo, ella se despidió de la gente dándole dos besos. Sus labios rozaron mi mejilla y yo pude rozar las suyas. Nunca había sentido algo tan suave, tan dulce, tan… único. Cuando se fue, me mantuve unos segundos quieto, rememorando el segundo en el que nuestros rostros se acercaron, muy, muy cerca.

Pasó el tiempo, y nos situamos en el pasado febrero. He roto con mi novia, una relación de 7 años que se tambaleaba como un barco en medio de una tormenta, un fin que se veía a leguas. Lo pasé mal, sufrí la tristeza, pero me recuperé.

Y no sé si es por capricho o porque Cupido me ha cazado, pero desde hace un mes no puedo dejar de pensar en mi compañera de trabajo. Siempre sentí algo especial por ella, cuando se acercaba a mi, temblaba, cuando la veía sonreír, soñaba.

Casi nunca hablo con ella, tuvimos muy pocas conversaciones, pero en lo poco que hablamos, me sentí único, era increíble ver como algo tan hermoso podía sonreírme… a mi… sólo a mí.

Desde hace poco me ha vuelto a ocurrir, no consigo sacármela de la cabeza, pero no soy capaz de decirle nada. Hace unas semanas, nos reunimos todos los compañeros del trabajo en una despedida y ella, supongo que de causalidad, se colocó frente a mi, participando en la conversación que mantenía con el resto de la gente. Recuerdo que accidentalmente su brazo rozó con el mío. Solo medio segundo, casi nada, pero no pude retener mis escalofríos; me sentí nervioso, sobrepasado por mi corazón, asustado.

Cada mañana voy a trabajar, y nada más entrar en el despacho miro hacia el suyo para ver si tengo el placer de verla, aunque suele llegar algo más tarde, así que sólo me queda esperar.

He buscado miles de maneras para hablarle pero, no soy capaz, no puedo hacerlo. Por más que me lleno de fuerzas, me resulta imposible.

Cada vez que le veo, me intento fijar en los detalles, para saber si realmente está interesada, pero creo que son más mis ansias porque así sea que la pura realidad.

Por ejemplo, recuerdo que cuando dije que tenía novia, mientras yo miraba hacia otro lado, ella se quedo mirando hacia mi durante un momento y ahí me pregunté ¿estará interesada?

Siempre que puedo intento ir a la zona donde trabaja para hablar con sus compañeras, y ella, tras un rato, hace algún comentario, sea lo que sea, escucho su dulce voz.

Hoy me la crucé, pero yo no estaba sólo; Me miró y mantuvimos una conversación corta y básica, nada que llamase la atención. Pero no olvidaré cuando subió las escaleras; mientras yo la miraba, sonreía mirando para mi.

Qué duro es tenerla cerca de mi y no poder besarla, acariciarla, amarla… En mi trabajo la gente habla mucho y es muy difícil que nos encontremos solos, ya que siempre hay alguien alrededor.

¿Qué debo hacer con ella?¿Es puro amor o sólo un capricho? ¿Me estoy obsesionando? Temo decirle algo y que me rechace asustada, para que más tarde sea el tema de conversación de la oficina, quedando como el que ha sido rechazado por ella. Cada vez que salgo a la calle, deseo cruzármela, pero nunca ocurre.

Desearía tenerla en mi vida, estar junto a ella, que me muestre esa mirada dulce e inocente que brille mientras yo le digo que es la mujer más especial que he conocido. La diferencia de edad, 10 años, también influye, ya que debe de pensar que con mis 35 años soy demasiado mayor.

¿Un sueño? ¿O una pesadilla?

Artículos relacionados

3 Responses to “¿Sólo un sueño?”

  1. stanley ayala Responder

    Hola amigo, solo te digo algo, sabes a mi me paso y pues decidí romper el hielo y decirle q me encantaba q me tenia loco sus miradas su voz, su ternura créeme tome mucho valor tienes q ser tu el primero pues a ellas les gusta q seas seguro vamos animate no sigas perdiendo el tiempo gracias a tu miedo, se tu mismo enamórala se muy detallista créeme ellas valoran mucho eso te lo digo por q ya pase por eso. Solo enamórala y ya veraz

  2. Amigo, desde que lei las primeras líneas me sentí identificado pues yo paso por algo bastante parecido… Y te comprendo en esta desesperación, tanta que me ha llevado a encontrar este sitio web, hombre mi historia es muy similar, solo que yo soy mucho mas joven, y ella simplemente es también la mujer mas hermosa que yo he visto y después de tres años me sigue gustando y provocando que mi corazón se acelere y mi cuerpo se ponga a temblar como la primera vez que la vi… Y aun no me atrevo a decirle lo que siento… Tambien me confunde con esas sonrisas que matan… Con esas profundas miradas… Dios no hay cosa mas hermosa en el mundo wen, sabes? Me gustaría saber que fue lo que paso contigo… Yo estoy por decírselo a ella y no lo se… Pero creo que la chica de arriba tiene razón, el que no arriesga no gana…

  3. Hola, espero aun no sea muy tarde para contestarte, pero comprendo lo difícil que es, yo que tu la esperaba a la salida y le invitaba algo ocasional para platicar, ya sabes como amigos, vamos date la oportunidad El que no arriesga no Gana, que tal y tu también le atraes. Si no quieres que se enteren en tu oficina toma mis sugerencias si quieres : dejale recados cariñosos cosas lindas(poemas verso, o como te hace sentír todo respetuosamente) dejalos en un lugar que solo ella los pueda encontrar y pídele discreción. Cuando pase el tiempo dile quien eres más o menos e invitala a salir……………….. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *