Sospecho que mi novio por chat es infiel

Yo soy Kanon. Tengo 15 años y mi historia de amor y confusión empezó hace diez meses.

Era una linda tarde de agosto y yo, como buena friki, estaba haciendo nada en la computadora y de repente pensé “¿Por qué no busco un chat para hablar con gente y tener más amistades?”. Tardé un poco en buscarlo pero al final lo encontré. Era un chat otaku muy bueno. El ambiente se sentía genial y yo me divertía más viendo la conversación comunitaria que hablando con alguien en chat privado.

Por alguna razón, él tuvo que mencionar mi nick y me enlazó en la conversación. Él me comenzó a hablar por chat privado, no le di datos personales porque no me sentía segura pero sí le di mi MSN. Ese mismo día me agrego y pensé “creo que será de esos amigos que hablas una vez y ya no más” pero qué equivocada estuve.

Pasaron los días y siempre estaba en el chat Otaku. Él siempre estaba hablándome, pero solo a mí y a nadie más. Se sentía extraño pero no le tomé importancia. Un día entré a mi MSN y él instantáneamente comenzó a hablarme. Yo soy de las personas que no había tenido una relación amorosa, pero creía en el amor y en las segundas oportunidades. Pasaron los días y nos tomamos confianza. Él ya sabía todo de mí y yo todo de él, o eso creía.

Cuando me dijo su nombre fue algo que realmente me hacía sentirme cerca de él, como si fuera ya una amiga intima para él. Sinrack, cómo amaba ese nombre. Siempre era costumbre nuestra decirnos las cosas importantes cuando uno se tenía que ir (ya que él es de España y yo de México). Entonces tocamos el tema del amor y ese día él me dijo: “Si un chico que no fuera de tu país y te invitase a salir con él ¿lo harías?” y yo le dije “Sí, pero simplemente se me haría difícil por la distancia, aunque el amor lo puede todo ¿no?…y amm… ¿A qué se debe la pregunta?”

Mi mente me decía “te está pidiendo un consejo”, pero mi corazón me decía -más bien suplicaba- que su respuesta fuera “es que me gustas” o “me he enamorado de ti”, pero él respondió: “Simple curiosidad”. Por alguna razón eso me dolió, pero me lo guardé y seguimos hablando.

Un rato después me hizo la misma pregunta y le pregunté “¿Por qué? ¿Quieres saber?” y él respondió: “Es que hay alguien que me gusta pero no es nada, en serio”.

Por alguna razón, los celos se me salían del alma. Nunca fui celosa y menos posesiva, pero el saber que a él le gustaba alguien me hizo arder y no resistí, le dije “Tengo que decirte algo” y a la vez me dijo que se tenía que ir. Discutimos unos dos minutos sobre si le decía ahora o mañana. Al final se lo dije “Me gustas, me gustas mucho” y él solo puso su carita “O.O”, yo le aclare que solo quería que lo supiera y lo entendió, después me dijo “ :S pero… tu también me gustas”. En ese momento yo no supe que decir o hacer, después de esa confesión parecíamos dos desconocidos y solo nos dijimos adiós.

Al día siguiente yo tenía que ir a un curso de matemáticas (no porque fuera burras, si no porque simplemente no quería responder el examen de aprendizaje de matemáticas en forma correcta). Hablamos desde las 6 hasta las 9 am que empezaba el curso y antes de irme le hice la gran pregunta “¿Saldrías conmigo?” y cómo me tenía que ir le dije que lo pensara. Cuando volví le pregunte “Y ¿Qué decidiste?” y él me dijo “Ya sabía la respuesta” y puso en * que me besaba en los labios como prueba de aquello. Estaba tan feliz y enamorada que pensaba en que todo era color de rosa (y curiosamente odio ese color).

Todos los días hablábamos, no importaba el horario, siempre hablábamos. Por loco que parezca, al tercer día le dije te amo (ahora que lo pienso mejor fue un error haberle dicho eso tan pronto) y bueno todos me decían que era más feliz que nunca y la verdad si era feliz, muy feliz.

Pasó el tiempo y yo estaba más que segura de que todo estaba bien, hasta que un día él me dijo “creo que necesitamos un tiempo”. Esas palabras, esa horrible tarde de Noviembre, odie todo ese día, cuando se desconecto llore y llore, estaba metida entre mis sabanas hasta que me venció el sueño.

Cuando desperté continúe mi vida con la frente en alto, no dejaría que esto me diera una baja ¡No lo iba a permitir!. Todos me decían que estaba más pálida, negativa, triste o incluso más delgada (es que realmente no comía ni salía, seré honesta si me afecto todo, caí en la anorexia pero por suerte reaccione a tiempo). El cumplía años en Enero y para demostrarle que no le guardaba rencor lo felicite (dos días después a propósito) pasaron dos días y me envió un mensaje: “Kanon, perdóname, en serio, perdóname. Fui idiota al dejarte. Tu siempre me decías que no vivirías sin mí y ahora yo te lo digo ¡No puedo vivir sin ti! Este tiempo que estuve pensé y me di cuenta que tu eres con la única que quiero estar. Dame otra oportunidad por favor”.

Ese mensaje me hizo tan feliz que casi inmediatamente le respondí que sí, pero como siempre mis amigas se entrometieron y le enviaron un mensaje sin mi consentimiento diciéndole que yo no era la basura de nadie y cosas parecidas. Eso me había enojado, ellas no entendían que yo aun lo amaba. En serio que lo amaba. Cuando se conecto me respondió enojado y yo le dije que fue una mala broma de mis amigas y desde entonces estamos juntos y felices de nuevo. A él nunca le gusto el Facebook, pero un día me envió una solicitud y lo acepte (y aquí comenzaron de nuevo los problemas). Me di cuenta de que tenia mas amigos mujeres que hombres, pero como todas lo llamaban “hermano mayor” lo pase por alto hasta que una empezó a ser demasiado cariñosa con él, me lleno de celos pero nunca le dije nada porque siempre que hablábamos me decía que me amaba, que él siempre estaría enamorado de mi y que incluso está ahorrando para conocerme. No sabía si creerle, así que un día le pregunté porque esa chica estaba muy pegostiosa con él y me explico que en el S4 League (es su juego favorita) era su novia, pero era solo en juego, nada serio. Me tragué la historia.

Poco a poco nuestras conversaciones eran más maduras, él ya tenía 16 y yo 15, siempre terminábamos hablando de que estaríamos juntos siempre, que si moríamos, moriríamos juntos, una vez llegamos a hablar de hijos y matrimonio, éramos muy melosos. Una vez subió la foto de una chica, jamás me dio celos pero esa madrugada que platique con él, sobre la chica, me di cuenta que yo tenía que estar cerca de él, que lo amaba y que quería estar siempre con él y nada mas con él. También me enoje con dios ese día porque lo había castigado de la manera más cruel. Unos días después, en una conversación, él me confesó que se sentía preocupado porque en cualquier momento alguien podría enamorarme y hacer que me olvidara de él. Obviamente, yo siempre le decía que para que alguien me haga sentir el mismo amor que ahora siento por él tendría que ser demasiado fuerte (y era verdad).

Siempre le he tenido suficiente confianza y mucho amor como para pensar que me es infiel o si me oculta algo, pero desde que me presentó como una amiga frente a sus amigos en vez de su novia, he sospechado. Lo amo y no me arrepiento de nada, pero esa duda está provocando que piense en terminar con él.

Ahora más que nada, no sé en que pensar.

Artículos relacionados

One Response to “Sospecho que mi novio por chat es infiel”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *