Soy tan feliz

El amor hasta entonces había sido algo bastante desconocido para mi, casi misterioso, era mas que todo algo que anhelaba conocer con todo mi corazón. Mi primer amor fue duro, debido a que no me fue correspondido y aparte de eso él estaba enamorado de mi mejor amiga, la cuál sentía lo mismo por él. De esto han pasado años; pero siempre recuerdo que amaba sus ojos. Me llamaba la atención era diferente y después de un año de amistad con los dos, me di cuenta de que su padre era sueco, aunque a él nunca le interesó algo de Suecia.

Pero igual seguí con mi vida y en numerosas ocasiones me sucedía lo mismo, me enamoraba pero no era correspondida. Llegué a imaginar que seguro era yo, mi aspecto, quizá mi personalidad. La gente solía preguntarme si tenía novio. Siempre he sentido esto como un insulto a mi persona, porque esta pregunta dice mucho de mi personalidad. Soy de aspecto inocente, pero no quiere decir que sea sería o no soy graciosa. Igual soy un ser humano con ganas de amar.

Después de tantas tonterías y decepciones, me dí por vencida me dije a mi misma: sí, soy rara, entonces lo admito. Aunque soy amante de las culturas- adoro los turistas, siempre quisiera poder tener tiempo para sentarme y preguntarles acerca de sus países- nunca he salido del país y quisiera hacerlo.

Como soy amante de los videojuegos y me sentía muy sola decidí abrirme una cuenta para jugar online creando un avatar arquero en un juego que es por equipo. Ahí conocí a muchos amigos, aunque no les entendía muy bien porque soy mala escuchando el inglés. Me divertía horas jugando, pero aún así podía sentir que esa necesidad por amor volvía a mí.

Ya pasado un año decidí crear un clérigo para poder ayudar a los demás y uno de mis amigos me dijo que si yo quería él me podía ayudar, pues no era muy buena jugando tampoco, pero lo intentaba igual. Casi siempre que me conectaba él me saludaba y a veces sentía como que era fastidioso, pero igual lo saludaba. Pero después de un tiempo esos saludos se volvieron necesarios, deseaba que pasara rápido el día en el trabajo para volver a mi mundo y poder conversar con él y así creció nuestra amistad. Siempre le contaba acerca de mis problemas y él me preguntó de donde era y yo le dije soy de Costa Rica. Igual le pregunté “¿De donde eres?” Él me escribió en inglés “Sweden”. Yo no conozco mucho algunos nombres de países en inglés. Inmediatamente le dije que no lo conocía y decidí buscar en un traductor. El país es Suecia. Cuando lo vi me llegaron dudas a mi mente, recuerdos amargos de mi primer amor, fue en ese momento que le pregunté “¿Qué piensas de mí? Sé que no me conoces personalmente pero me gustaría saber”. Él me contestó: “Creo que eres una chica muy linda… me gustas”. Cuando leí esas palabras sentí que mi corazón ardía y le dije “Quiero conocerte” y él me dijo que sí.

Recuerdo que lo planeamos para un viernes. Entonces estaba nerviosa, pero encendí mi cámara y ahí estaba él, su rostro precioso, sus ojos como el cielo azules precioso. Yo me sentí pequeña y entonces le dije que es precioso. Él me contestó: “Tú también”. Me sentí tan feliz…

Después de eso seguimos siendo amigos como un mes más, pero seguíamos viéndonos por la cámara y sentí que era mal que una mujer se declarara por lo que me había pasado antes, pero me armé de valor y le dije que lo quería y que si quería ser mi novio. Por mi mente corrió la idea de que si me decía que no definitivamente no era el hombre para mí. Él me contestó “Sí, yo quiero estar contigo”. Nada me hizo tan feliz y desde entonces somos novios a pesar de las criticas y burlas. Lo amo y él me ama, la verdad. Vivimos muy lejos, pero después de tantos años preguntándome si era un fenómeno, si alguna vez conocería el amor… En verdad no tengo por qué darle importancia a la distancia mientras puedo escuchar su voz, ver su sonrisa, leer sus palabras.

Lo amo con todo mi corazón. Él me hace sentir viva cada día. No hay día que no le agradezca a Dios el que haya una persona que me ame por quien soy. Yo siempre lo diré, pero este tipo de amor no es para cobardes ni inmaduros. Sinceramente no puedo poner mis ojos sobre otra persona, y aquí lo espero. Me visitará en un par de semanas. No puedo contener mi corazón. Soy tan feliz.

Artículos relacionados

7 Responses to “Soy tan feliz”

  1. Tu historia es muy linda, ojala me pasara asi ami tambien, felicidades y exitos para los dos

  2. Disfruta tu amor y Dios quiera que sean muy felices, es difícil la distancia, pero no imposible y el amor vale la pena librar los obstáculos solo importa lo que piensen Ustedes dos.

  3. Dios quiera que todo resulte como tu esperas, es muy bajo el porcentaje de las personas que han encontrado el verdadero amor por internet:( pero tu amor puede ser la excepción 🙂

  4. ola, me encanta tu historia! es un poco similar a la mia, me gustaria tener contacto contigo para compartir un poco mas. pasame tu correo y podemos escribirnos para intercambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *