Un amor imposible y bello

Mi nombre es Sofía y llevo casada con mi marido 7 años. Nunca le he sido infiel a pesar de que hubo momentos de mi vida en los que necesitaba más amor y aprecio del que él me podía llegar a dar. Nos casamos muy jóvenes, en fin, éramos dos críos que apenas habían pasado la mayoría de edad pero nos amábamos con tanta fuerza que nadie podía impedirlo.

Hace más o menos dos años comencé a trabajar en algo distinto a lo que había hecho siempre, algo que, pese a que el sueldo no era mucho, disfrutaba haciéndolo. Mi marido Carlos y yo pasábamos por una de esas etapas de crisis económica y sentimental que estuvo a punto de romper nuestro matrimonio. Yo estaba sola ante el mundo, con un millón de dudas rondándome la cabeza; me sentía mal conmigo misma, me dejé de arreglar, dejé de darle importancia a mi vida y a mis asuntos para intentar alcanzar la solución a nuestros problemas pero la cosa se ponía cada vez peor. Había días que rompía a llorar durante horas encerrada en el baño o en mi habitación porque ya veía mi vida acabada con 23 años.

Entonces un día en el trabajo mi superior se sentó a hablar conmigo de lo que había avanzado desde mi llegada y me propuso un ascenso. Me comunicó que, a partir de ese momento, yo iba a ser la persona encargada de formar al nuevo personal que entrase en la oficina pero que también implicaba ciertas responsabilidades como dar ejemplo y ayudar a esa nueva gente a sentirse motivados en el trabajo. Fue para mí un subidón de autoestima que me hizo volcarme por completo en el trabajo y dejar mis problemas a un lado. Llegaba a casa y simplemente me daba una ducha y me iba a dormir para no discutir con mi marido, lo cual no siempre funcionaba, pero el momento más feliz de mis días era el salir por la mañana hacia el trabajo.

Pasaron los días y llegó un chico joven de más o menos mi edad al que di formación y con el que hice muy buenas migas. Él tenía novia también pero entre nosotros dos comenzaron a saltar chispas. Era el típico romance que siempre ves en las películas, un amor imposible de los que nunca te ocurren a ti. Comencé a sonreír de nuevo, me empecé a arreglar aunque solo fuera para que él me dijera lo bien que me veía hoy, o el brillo que desprendían mis ojos. Llegaba a casa contenta lo cual enfurecía mucho más a mi marido hasta el punto de insultarme y humillarme con el único objetivo de que me sintiera tan mal como él. Lo conseguía pero al día siguiente volvía a sonreír. Lo único que me hacía prisionera eran las 4 paredes de mi casa. Fuera era distinta.

Comenzamos a quedar fuera de horas a tomar café, a dar un paseo… con la excusa de que hacíamos horas extras, pasaban las horas sólo con nuestras miradas clavadas en nuestros ojos, con las sonrisas inesperadas que sólo él lograba sacarme, con los corazones a punto de estallar por las situaciones que nos lo hacían mucho más difícil. Mi boca deseaba su boca y nuestros cuerpos deseaban unirse pero no podíamos. Era todo tan bonito… Su novia estaba trabajando lejos, llevaba uno o dos meses sin verla pero estoy segura de que por las noches no pensaba en ella si no en mí. Mi único objetivo en la vida era salir al trabajo cada mañana; me había enamorado como una estúpida de ese chico, intuía lo que sentía pero no me lo decía ni yo le decía que lo quería.

Era un amor auténtico de los que ya no existen, pero pasó algo. Yo conocía a todos sus amigos e incluso alguna vez habíamos estado con su mejor amigo, Daniel, quien se enamoró de mí y se lo dijo. No sé la cara que le quedaría cuando se le dijo ni cómo se lo había tomado ni lo que hablarían después pero de repente todo cambió. Yo me llevaba muy bien con su amigo también pero, cada vez que hablábamos o que estábamos los tres juntos había mucha tensión y caras largas, creo que él sentía que me estaba perdiendo y por eso intentaba alejarme de su amigo.

Me metí en una encerrona yo sola quedando con Daniel a sus espaldas simplemente para hablar de él. No era tonto sabía que yo estaba locamente enamorada de Lucas e intentaba aconsejarme aunque le doliera. Se enteró y pensó cosas que no eran, empezó otra vez otro martirio, no me cogía el teléfono, dejó el trabajo y no sabía nada de él. Lo hubiera dejado todo por él, mi vida, mi matrimonio, mis sueños, todo. Nuestra historia acabó aquí en el mismo punto en el que acabó la de Lucas y Daniel y yo me hundí de nuevo en un pozo todavía más profundo. La crisis de mi matrimonio ya no me importaba. Sólo que me había roto el corazón el hombre al que más he querido en la vida por encima de todas las cosas. Hoy en día sé que sigue enfadado con Daniel y que se ha ido fuera a vivir para olvidarme. Fue un amor imposible, realmente bello y la brecha que hay marcada con sangre y lágrimas en mi corazón hará que nunca lo olvide.

Artículos relacionados

10 Responses to “Un amor imposible y bello”

  1. hola
    mi historia es la siguiente:
    tengo 33 años de los cuales 17 de casada, me case siendo una adolescente, estaba enamorada pero al pasar los años el amor a ido menguando, los problemas el trabajo los hijos, estuve a punto de divorciarme, y en ese tiempo de crisis me di cuenta q mi mejor amigo, me miraba de forma diferente el siempre estaba para mi sin importar nada, me fui enamorando de el por sus detalles y siempre me trataba con un respecto q ni se imaginan, me dedicaba canciones nos mandamos msjs, y me dijo q por respecto nunca me había dicho de sus sentimientos, pero q se iva a ir lejos q si queria me fuera con el, mis hijos lo querian a el y el amis hijos, pero no fui capaz de tomas la decisión decidi seguir casada y brindarle un hogar a mis hijos, pero me queda el remordimiento de que ni siquiera me quedo el recuerdo de un beso el cual añoro a diario, creeran q estoy loca pero no puedo sacarlo de mi mente ni un segundo.
    chao

  2. ami me paso algo aparesido y fue completamente ermoso laberdad si seregresara el tiempo lo bolberia aser sin pensarlo dos beses pork esos amores son los más ermosos que sepueden dar en la vida y la vida solo se vive una sola bes y silavibes dalamanera más agradable sepuede desir que es lavida perfecta.

  3. Esta es brevemente mi historia. Tengo 35 años y me enamore de un hombre casado, lo conocí hace muchísimo tiempo y siempre lo vi como amigo y compañero de trabajo pero desde hace tres años para acá empezamos a sentir mucha atracción hasta que me deje llevar por sus besos y empezamos una relación, él ahora tiene 42 años y yo estoy súper enamorada de él. Él dice que me ama y que solo esta con su esposa por su hijo, tiene un solo hijo al cual adora por supuesto, pero cuando yo le pedí que tuviéramos un hijo porque yo lo amo y quiero tener lo con él, me dice que no puede que sus miedos y su forma de ser educado no le permite tener hijos fuera del matrimonio, que no es su voluntad pero que me ama mucho y se siente completo conmigo, sin embargo yo me desespero porque mi edad se pasa para que yo pueda tener un hijo , no soy muy fértil y cuando estamos juntos siempre me cuida para no quedar embarazada. Hemos intentado terminar esta relación debido a ese problema, yo quiero buscar al padre de mi hijo y él no me quiere dejar y cuando lo intento me dice que yo lo traiciono y que soy una egoísta. Siempre le digo que no le voy a ocasionar problemas , que incluso no lleve su apellido y tampoco logro convencerlo, por favor aconséjenme que hago, como lo olvido si lo amo tanto y yo quiero tener a mi hijo con el pero no compartimos el mismo anhelo. Mi mayor anhelo es tener a mi hijo ya conmigo.
    Muchas gracias.

  4. Pues talvez solo la rabia que te producía pelear con tu esposo te hizo llegar a ilusionarte con otro hombre el cual te hacía sentir kerida y deseada, yo pienso que es el enojo hacia tu esposo el que te hizo fijarte en alguien. sabes habla con tu marido y solucionen sus problemas pero con calma si ves y sientes que eso ya se termino divorciate pero no te vayas ilusionando con cuanto xico te haga sentir bien primero conoceros y no te ilusiones por cuantas palabras lindas salgan de su boca porque en realidad no conoces lo que piensan o sienten . ten !!CUIDADO¡¡

  5. Te entiendo. no te juszgo . Antes lo hacía.

    Pero creo que debes ser sincera con tu esposo, tratar de solucionar tu matrimonio ó separarte. Para empezar de cero.
    Sólo ten cuidado en quién te fijas.. Trata de no enredarte mas.

  6. Mi querida disculpame que sea tan rudo, pero tu comportamiento es el de una mujerzuela, no llames amor a una actitud deleznable como la que relataste, no busques la excusa del desastre del matrimonio, porque eso si ya no funciona se habla y se llega a una separación. Después si podías hablar de amor, creo que tu comportamiento en el trabajo debe haber sido muy libertino porque conseguiste enamorar no a uno sino a dos hombres, cuando se sabe que en el trabajo si no les dan cabida los hombres y más si son jóvenes respetan a las mujeres casadas. Ademas tampoco tuviste respeto por la novia del chico, ya que aunque haya estado lejos interrumpiste un romance, no se si tuviste relaciones sexuales (aunque pienso que si) y posiblemente esa haya sido la causa de su abandono. Como hombre te digo que hubiese pensado yo “ si esta mujer, estando casada juega con dos hombres, quiere decir que no es seria, por lo tanto voy a tratar de divertirme y después la dejo” , así de sencillo.

  7. pues en realidad no se lo que buscabas si para empezar ya eras casada y la vdd una mujer que hace ese tipo de locuras o proposicione no la considero dama es más que todo una basura de la sociedad aaa y si tiens ganas de enamorarte de alguien más aparte de tu marido primero divorciate y deja de andar de caliente con los chavos solteros que ya tienn novia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *