Un final feliz a pesar de todo

Me llamo Mari. Mi historia comienza cuando un día frente al mar (estaba de vacaciones) me doy cuenta de que me gustaba un chico llamado José. Lo conocí en un cumpleaños y la verdad, en ese momento, no me llamó la atención. Él a veces, me mandaba mensajes de texto al celular o chateaba muy seguido conmigo pero nunca pensé que iba a sentir una profunda atracción hacia él.

Un día me cansé y se lo dije, por mensaje de texto que me gustaba. Me puse muy nerviosa, no sabía como podría reaccionar él ya que nunca había demostrado un interés en mí. Tardó en darse cuenta de lo que le quería decir, hasta que me confesó que a él también le gustaba y que nunca se atrevió a decírmelo porque no sabía como yo reaccionaría. Al final quedamos que nos juntaríamos un sábado para charlar pero no se pudo. Yo le mande un mensaje al día anterior para confirmar la cita pero nunca me respondió. Me enojé mucho y decidí no hablarle durante un tiempo hasta que no aguanté más y hable con él por chat.

Luego la historia siguió como si nada hubiera sucedido, tratando de guardar mis sentimientos para no expresar mi cariño hacia él. Hasta que para el catorce de febrero recibo un mensaje de texto muy romántico de él, yo me sentí en las nubes pero a las horas me manda otro pidiéndome perdón porque el mensaje anterior lo mandaron sus amigos.

Yo triste seguí como si nada pasara por miedo a perderlo y que se alejara de mí.

Aunque mi esperanza volvió a revivir cuando me dijo que era el cumpleaños de su hermano y me pidió que fuera con mis amigas. Yo con muchas expectativas e ilusión de verlo fui. Cuando lo vi mis ojos brillaron, lo único que pensaba era estar con él todo el tiempo, hasta bailaba conmigo en varias ocasiones, pero se me cayó el mundo encima. Lo vi salir del baile con otra chica y yo salí con una amiga sin que nadie me viera y me puse a llorar. Sentí el corazón destrozado de tanta desilusión. Todos quisieron consolarme: mis amigas, su primo, hasta su hermano Alejandro, el cumpleañero que quería que lo ayudara con una amiga mía, Roxana, que había estado ahí pero se había ido temprano.

Me sentía desesperanzada, hasta salí con alguien más para olvidarlo, pero fue en vano. Después me enteré que estaba de novio con esa chica con la que lo vi salir aunque yo ya me había resignado a su amor. Mientras tanto empecé a hablar con su hermano, Alejandro, el del cumpleaños, para ser de intermediara entre él y mi amiga Roxana, pero no pudo ser porque Roxana estaba de novia con otro chico. Él me pareció un buen chico y me invitó a que nos juntáramos y entre idas y venidas empezamos a salir.

Empecé a sentir una fuerte atracción hacia él y él por mi, y a pesar de que su hermano y su novia le decían rumores malos sobre mí, el siguió saliendo conmigo hasta que una linda tarde me propone que seamos novios.
Ahora llevo un año con él y me doy cuenta que todo lo que paso con su hermano no fue en vano era necesario para conocerlo a él. Hoy más que nunca siento que es el amor de mi vida.

Nada se termina sin que haya una oportunidad para volver a comenzar a amar.

Artículos relacionados

5 Responses to “Un final feliz a pesar de todo”

  1. jaa yo conosco esa historia y se como la pasaste!! pero ahora se te vee mui feliiz!!…ja te kiero!! chee yo tmb pienso y siempre lo he pensado que las personas tenemos un proposito en la vida del otro…

  2. el destino es lo más poderoso que hay en el mundo y po este pasan cosas que aveces uno piensa que no tendrian que pasar pero en verdad solo son la ayuda para subir al siguiente escalon 🙂

  3. Pienso que muchas cosas de la vida pasan por “causalidad” y no por “casualidad”. Todo lo que pasa tiene un propósito.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *