Una adivina me dijo quién iba a ser mi novio

“Tu futuro esposo esta muy lejos. Se llama Andrés y es un extranjero”

Quiero contar una de mis historias de amor. Soy asiática y tengo un novio latinoamericano. Él vive muy lejos, pero sé que algún día estaremos juntos… No hablo muy bien en español, pero usted podrá entender.

Mi historia del amor comenzó en 2010. Era estudiante de una escuela, tenía 17 años, siempre cuando terminaba mis clases iba en trabajo a mi mamá y después del trabajo mamá y yo regresábamos a casa. Un día, cuando mi mamá terminó su trabajo regresábamos juntas a casa y en la calle gritaba una gitana en alta voz “Puedo decir su futuro”. Yo dije a mi mamá que quería saber mi futuro. Mamá me dijo que los gitanos son mentirosos y ella me podría mentir. Yo quería saber mi futuro, pero mi mamá no me dejo y por eso no dije nada y regresé.

Otro día me voy de la escuela y me voy por este camino donde ayer estaba una gitana, pero nadie estaba allá. Por eso dije que ella fue mentirosa y mi mama me dijo que era verdad. Dejé ese lugar y unos minutos después escucho gritar. Unas personas me dijeron que espalda una persona me grita. Yo miré mi espalda y vi la gitana que estaba fue ayer en calle y gritaba. Ella me dijo en ruso: “Sabía que regresarías”. Yo le dije “¿Ayer usted gritaba que podría decir el futuro?” Ella me dijo que si y yo dije que quería saber mi futuro. Tomó mi mano y me dijo eso “Tu futuro esposo esta muy lejos, ¡tu no le conoces! En su país cuando hay noche aquí es el día. Se llama Andrés y es un extranjero”.

Yo reí mucho y dije así: “Señora aquí no hay extranjeros, mas que raro nombre tiene”. Después dejé a esa gitana y fui a la escuela. No creí a esa gitana pero después de dos años, ¿que pasó?

Siempre cuando me voy para dormir siempre pido a Dios que mi familia esté muy bien y muchas cosas… Un día pedí todo esto y después pedí a Dios: “Dios por favor quiero un novio latinoamericano, si será de Colombia no hay problema”. Pero de verdad no sabía dónde estaba Colombia. Sólo dije eso. Creí que este país está en África. Sólo dije esa palabra y dormí.

Al día siguiente comencé a estudiar español porque estaba muy segura de que mi novio sería latinoamericano de Colombia y es necesario saber español. Busqué unos sitios donde podría aprender español y comencé a estudiar. En ese sitio conocí a muchos extranjeros de Colombia y muchos latinoamericanos de México, de Argentina, etcétera. Al poco tiempo ya podía hablar un poquito y podría entender casi todo en español.

Una noche me llama en este sitio una persona y yo pensé que si él es un hombre y tiene mas edad que yo no hablare con el y abrí el chat. Allá ha escribo que esa persona tiene 17 años, sabe español y estudia ingles y comencé a chatear con él. Él me dijo: “¿Tienes Facebook? Si tienes, dame el link y te agregaré”. Yo le doy mi link y me agregó. Después de agregado, mi Internet dejó de funcionar y una semana no podría entrar en Facebook.

Otro día me voy con mi amiga y ella me dice así “Tamara mañana es el día Sub Sarquis y en ese día podrás saber qué será tu futuro esposo. Es necesario comer unas comidas saladas donde hay mucha sal y no bebes agua”. Yo no creía ese día, pero hice esta cosa como mi amiga me dijo. Al día siguiente, por la noche, veo un chico que nunca vi en mi vida, se lo dije a ella y después me dijo “Él será tu esposo” y volví a dormir.

Otra noche también vi a ese chico y toda la semana. Yo quedé muy sorprendida. Una semana después ya tenía el Internet y abrí mi Facebook. Allá veo ese chico que conocí en ese día y quise mirar su fotos por si acaso es un gay y si tendría fotos malas eliminarle muy rápido. Abrí su fotos y veo que este chico es ese chico que vi todas las semana en mi sueño. Me quedé sorprendida, pero entonces olvidé.

Más tarde, este chico entro en Facebook y escribí: “¿Cómo te llamas? ¿Y de dónde eres?” El me dijo: “Me llamo Andrés y soy latinoamericano de Colombia”. Entonces reí mucho porque esa gitana dos años antes me dijo que mi futuro esposo seria extranjero y se llamaría Andrés y recordé que pedí a Dios que quería un novio latinoamericano de Colombia. Me quedé con la boca abierta y le dije que le vi en mi sueño. Después de ese día, nosotros somos novios virtuales.

Unos meses después él me dijo que se iba al ejército y regresaría un año después, en 2013. Me quedé muy triste porque me había acostumbrado tres día después dije una cosa así “Dios me necesita. 10 lari es nuestro dinero y en euro es 5 euro. Ese dinero para llamar a mi novio”. Dije esa cosa temprano y después me iba a mi trabajo. Cuando regresé recordé a mi abuela y busqué en Internet y jugué una hora. Después apagué y allá veo que gané 5 euro de nuestro dinero, 10 lari, y llamé con mi novio y hablé.

Una semana después dije que qué bueno sería que tener 200$. Yo ahorraré ese dinero y después viajaré a Colombia con mi novio. Al día siguiente compré un boleto de lotería donde ganar dinero. No tenía esperanza de ganar, pero gané 200$.

Mi novio me llamó una semana después y me dijo que ya podría entrar en Facebook porque ya sabe la contraseña del WiFi y el sabe muy bien de ordenadores y en el ejercito le dijeron que puede trabajar en el ordenador todos los jueves.

Un jueves me dice una cosa. Estaba muy nervioso porque un soldado robó su móvil y no podrá entrar más entrar sin móvil. Sólo podrá entrar los jueves dos horas. Hablábamos y después iba. Yo me preocupé que el ya no tenia su móvil y él no podría entrar todos los días en Facebook. En ese noche tengo un sueño así:

Yo escribo un mensaje a mi novio “Hola Andrés. Soy Alejandra, amiga de tu novia. Ella está muy mala. Tuvo un accidente y ahora está en el hospital. Los doctores no dan esperanza, ella me dijo que quiere hablar contigo, pero cuando te llamé tu móvil estaba apagado. Por favor, mañana te llamaré a las 13 y contéstame. Adiós”. Aquí cuando esta 22:00 allá son las 13:00. Me levante muy temprano, tomé mi móvil y escribí un mensaje igual que el que escribí en mi sueño. Llamo a las 22 cuando allá son las 13 y me contesta él y me dice que su móvil fue dejado en su cama.

En mi vida paso muchas historias con él y creo que él es mi deseo.

Artículos relacionados

4 Responses to “Una adivina me dijo quién iba a ser mi novio”

  1. NO. ES BROMA JAJAJA ESTA BUENA HA MI ME HA PASADO CASI LO MISMO TE COMPRENDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *