Una historia difícil

Mi historia es larga, 100% autentica y tal vez no muy diferente de muchas, pero que realmente pocos nos atrevemos a revelar. Yo lo hago porque confío en que no publiquen mi verdadero nombre. Soy una señora de 38 años de edad, vivo en unión libre desde hace dos años, tengo dos hijos: una mujer de 21 años, madre soltera de un bebe de 2 años y un joven de casi 19 años. Estudiante y trabaja. Fui la menor de tres hijas de una familia de nivel medio-bajo, aunque estable, tuvimos muchas carencias. Pero, más que económicas, el matrimonio de mis padres fue muy tormentoso. Grandes discusiones siempre, siempre. Pero al final siempre pasaran lo que pasaran estaban juntos, como hasta la fecha. Pero igual trato de entender que así los educaron. Además, mi madre era huérfana. Total, ella es una gran mujer. La amo. Mi padre: ese señor yo lo trato y le hablo pero no se decir ni que es lo que me inspira.

Estudie auxiliar de contador. Me casé muy joven, procree a mis hijos y a los 9 años de casada me divorcie. Mi ex marido jamás hizo nada por salir adelante. Así y todo yo saque adelante a mis hijos. Con el tiempo y seguir estudiando incursioné en la carrera de Periodismo. Oh, sí, fue algo muy gratificante en todos los sentidos y aspectos, pero desafortunadamente me dejé llevar por el poder y la libertad. ¿Saben?, desde recién divorciada yo conocía a un señor joven que era policía (E). Siempre me veía de una manera tan especial. Me encantaba. Platicábamos de trabajo, de todo y nos llevábamos súper bien. En todos los años de mi carrera aunque él tenía a su pareja y yo pareja o amigos, jamás dejamos de vernos, platicar y disfrutar de nuestras compañías.

Así pasaron los años, muchos, muchos años. Yo escondí el hecho de que desde los primeros años de mi vida mi padre me manoseaba. Me agarraba, aunque jamás me violó. Llegué a decírselo a mi madre, quien además de hacerse la ofendida me ignoró y siguió con mi padre como si nada. Consciente de que como yo muchas personas le decían cosas de él. (E), al contrario que otros hombres, lo sabía todo y siempre me escuchaba y apoyaba. Era tan cariñoso conmigo, siempre, cada vez más.

Así paso tiempo y a pesar de mis múltiples compromisos en prensa, radio y televisión me gané a pulso un gran renombre. Me valió todo por andar con él. No espete compromisos y horarios de trabajo. Solo vivía para andar con él. Así fui cayendo en todos los aspectos: empecé a tomar demasiado, andábamos en lugares no propios, me invitaba a reuniones en donde había de todo: alcohol, sexo, cocaína, marihuana, homosexuales…

Él de pronto me invito a estar con él y algún amigo y yo lo acepté. No sé cómo pero al día siguiente recordaba parte de lo que hacíamos. No me arrepentía porque no había nada que no pudiera hacer por él. Primero fueron amigos de él. Yo ni los conocía. Después era un homosexual que los dos conocíamos. Por amor, según yo, caí de lo más bajo. Me valió todo. Todo por amor decía yo. y cuan caro pagué cuando un día de pronto dentro de mi cruda y avión por la droga estábamos haciendo el sexo, o me lo hacían, de pronto era a él al que se lo hacía, pero el homosexual y él era decía era tan feliz, que lo amaba y que lo quería para él.

Créanme que tal vez mi historia no parece de amor, pero sí lo es. Me dolió tanto verlo así. No me dio coraje con él, me dio coraje conmigo porque a pesar de todos mis estudios, mi experiencia, no vio lo que era obvio ante mis ojos. Él percibió mi tristeza y sorpresa en mi mirada. Yo salí de donde estábamos. Me fui a mi casa en donde siempre mis hijos estaban para mí. No tuve el valor de salir a la calle y regresar al trabajo, no podía.

Un día él llego a mi casa. Lo pasé, platicamos bien. Él me pidió perdón. Yo solamente le dije que lo amaba tanto y que no estaba enojada. Al contrario, me dolía cuanto tuvo él que fingir ante mis besos o caricias cuando el reprimía sus verdaderos instintos o forma de ser. Le dije que seríamos amigos para toda la vida, pero que jamás, jamás volviera a engañar a nadie. Bajé las escaleras. Él salió después y cuando entré a la habitación en donde se había quedado leí una nota que me dejo. “Te amo M****”. Ojala y algún día me puedas perdonar.

Lloré, lloré tanto que pensé me iba a morir. Como iba a volver a ver a mi familia a la cara, a todos. Un año me costó salir de la depresión. Mis hijos siempre me apoyaron, siempre. A la fecha tengo un trabajo bastante estable y bien remunerado. Socialmente soy muy activa en obras municipales. Tengo a mi pareja que es bastante responsable y estable. Lo quiero mucho, pero consciente estoy que para mi mala suerte jamás, jamás voy a amarlo como a (E). Nunca más lo he visto. Supe que se denigro muchísimo y solamente le pido a Dios lo ayude y lo bendiga. Ojalá sea feliz…

Artículos relacionados

6 Responses to “Una historia difícil”

  1. OMGosh!!! que feo..que bueno que ese hombre salio de tu vida. era un mal camino y vos los sabes más que nadie.

    Suerte en todo !

  2. enverdad se requiere mucho valor para dejar a un hombre a quien amaste mucho

    pero ya no debes de pensar en el

    talvez es verdad que como el no va a haber otro

    pues no porque todods somos unicos e irrepetibles

    pero encontraste algo mejor y debes de estar conforme con el

    espero que disfrutes a tu pareja que tequiere mucho

  3. Q Historia más Triste! Pero Gracias a Dios tienes Una segunda oportunidad!
    No debemos decir que nunca vamos a qerer a alguien más que a el anterior eso es mentira! A veces Los podemos llegar a qerar demasiado Q VEZ LO Q VEZ y aun asi lo amamos!

    Tranquila y Eso que te paso no es para avergonzarte pero si para arrepentirse! Y Tus hijos son muy buenos por aporyarte! Me alegra mucho que seas Feliz! Nunca te desanimes! Y nunca pierdas la esperanza! eso es lo Ultimo…
    Besos. Abrazos.. Y Q Dios de Guarde y te Proteja…
    Chao

  4. HOLA LINDA AMIGA::::

    IJOLE TU HISTORIA ES BASTANTE DESGARRADORA E IMPACTANTE, PERO SABES… quiero felicitarte ampliamente por haber luchado tanto y haber llegado hasta donde estas hoy, gracias a Dios tuviste la gracia de tener a tus hijos a tu lado y lejos de avergonzarte o abandonarte, te apoyaron al 100% y te acompañaron en tus momentos más duros.

    Ahora tienes a tu pareja, a tus hijos que te aman, y tu carrera, todo lo que una mujer puede desear…Dios te ha dado una segunda oportunidad de ser feliz. No la desaproveches, se feliz, diviertete, animate a vivir cada dia mejor que el que paso.

    Te deseo toda la suerte del mundo, espero que seas muy feliz.

    BESOS, ABRAZOS Y BENDICIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *