Volvimos a estar juntos tras sus estudios

Espero que les guste y le sirva mi historia.

Todo empezó en el último año para culminar la secundaria. Mi promoción y yo estábamos en los preparativos para la fiesta. Las señoras que se encargaban de organizar contrataron a una productora de eventos. Unos chicos de la productora iban a grabarnos y unos de ellos me comenzó hablar, me dijo que era una chica muy linda y todo lo demás.

Pasaron los meses, llega la fiesta de promoción, todos contentos y emocionados estábamos ese día, pero a la vez con nostalgia porque quizás ya no nos íbamos a ver en un largo tiempo. Dentro de la fiesta de promoción estaba el chico que me empezó a hablar. Ese día él se me acerco y me dijo “Desde el primer día que te vi no deje de pensar en ti”. Yo sólo lo observe y le di una sonrisa. Luego me dijo para poder hablar luego de la fiesta y yo le dije que sí.

Me fui con mis amigas, pasó la noche y ya estaba por finalizada la fiesta y yo me retiraba con mis padres. Él estaba sentado esperándome en la banquita que estaba saliendo del local. Me quedó mirando y no le dije nada. Desde ese día me quedó la intriga de qué era lo que me quería decir, pero también me puse a pensar que quizás ya no lo volvería a ver.

Pasaron exactamente dos meses. Yo salía de mi casa dirigiéndome al colegio para sacar mis certificados. En eso lo vi bajando por mi casa. Cruzamos miradas y yo seguía andando. Ya estaba para voltear, pero me regresé y, cuando miré, el estaba subiendo de nuevo. Yo, con la escusa de preguntarle cuanto estaba un servicio de show infantil, me acompañó. Estuvimos caminando y él me decía que no podía dejar de pensar de mí.

Cómo es destino nos unió” href=”http://www.historiasdeamor.es/destino/” target=”_blank”>el destino que nos unió otra vez. Yo ese día estaba muy nerviosa, en el camino el me abrazo muy fuerte como si ya no nos íbamos a ver. Yo sólo le dije tranquilo, si el destino nos unió no nos va a separar. Él sólo me mostró una sonrisa. Después de ese día nos comunicábamos, salíamos, me iba a visitar y así poco a poco nos conocíamos mas.

Pasaron meses y él me dijo para ser su enamorada. La verdad que lo espere con muchas ansias en que me dijera eso. Todo anda bien muy bien, hasta que le dijeron que yo le era infiel, cosa que no era verdad. Él se me encaro, lo desconocí en ese momento, porque no le di ningún motivo para que desconfiara así de mí. Eso me dolió mucho. Bueno, lo perdoné porque lo amaba y no quería perderlo por chismes que la gente hacia.

Todo anduvo bien hasta que él me dijo que se iba a Australia a hacer su postgrado. Yo le dije que lo iba a esperar así fuera dos años o más. Lo iba esperar porque lo amaba y mucho. Él se negó ante eso porque no quería que yo sufriera y el sólo se marcho sin decirme adiós.

Ese día creí que se acabo mi vida. Me dio una depresión enorme que no se imaginan cuanto. Pasó el tiempo, como un año y medio por ahí. Él regresó y me vino a buscar. Cuando lo vi lo, abracé tan fuerte y me puse a llorar porque no me imaginé que el regresaría a mí.

Ese día nos pusimos a hablar. Me respondió tantas dudas que tenía cuando se fue sin decirme nada. Él me dijo que no lo quería hacer tan difícil, sabía que iba a regresar, pero no quería que sufriera al ver que estaba lejos o que quizás pensara que me era infiel, cosa que él me juró que no lo fue.

Ese día se arreglaron muchas cosas. Ahora ya han pasado cinco años de que estamos juntos y tenemos muchas cosas planeadas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *