Ya no voy a buscar el amor

Hola, me llamo José. Mi historia comenzó hace casi 4 años, un 16 de octubre para ser exactos. Tenía 14 años en ese momento, hacía casi mes y medio de haber iniciado tercer año de bachillerato. Ese día, había entrado una chica nueva, Daniela. En un principio noté que era como un marimacho y pensé que sería de las creídas del salón, puesto que ellas fueron las primeras en hablarle. Tan sólo bastaron días para empezarnos a tratar. Al cabo de su primera semana, ya mi mejor amiga, Audrey, la había introducido al grupo y luego de eso fue sólo cuestión de tiempo para comenzar a caernos bien. Así transcurrió el primer lapso. Venían las vacaciones de Navidad y tan pronto nos las dieron, se fue con su familia a Chile, ya que su papá es de allá. No la vería más hasta enero.

Durante esas vacaciones hablamos mucho por chat, aun no conocíamos el Facebook. Sentía que la quería ver, y esperaba que llegara el primer día del segundo lapso. Cuando ese día llegó fui muy emocionado al colegio y lo primero que hice fue ir a saludarla. Lo hice muy alegremente, y ella no le molestó en lo más mínimo. Comenzamos a hacer todos los trabajos juntos, a frecuentarnos, incluso mucha gente nos fastidiaba diciendo que teníamos algo y, aunque en ese momento no era así, estaba comenzando a considerar la posibilidad de que lo fuera.

La primera señal me la dio en casa de Andrés, mi mejor amigo hombre. Todos los del grupo estábamos conversando. No recuerdo como se dio el comentario, pero me dijo “me gustas”, frase que esperaba oír, pero tenía tanto miedo que me hice el indiferente en ese momento. Eso fue el 9 de febrero. El 14 de febrero (¿qué casualidad, no?) nos fuimos a estudiar física en casa de Audrey, porque al día siguiente teníamos examen. Sin embargo, en un momento en que nos quedamos solos, le pregunte “¿Qué tratabas de decirme el sábado?”, a lo que ella me respondió “Lo que oíste, me gustas”. Y después de tanto pensar y tanto nerviosismo, nos besamos. Duramos como diez segundos, fue increíble, aunque en los siguientes días no pasó nada, pero me había dado cuenta de que me había enamorado de ella y sabía que ella de mí también.

Así pasamos un mes en ese andar. Me daba como pena decirle lo mucho que la quería, pero tras mucho rogar por parte de Audrey para que le pidiera a Daniela que fuera mi novia, cedí. ¿Pero qué ocurrió? El día que se iba a pedir, amanecí enfermo, con paperas, ya no podía ser peor. Pasé casi 3 semanas en cama y en ese tiempo casi no pude hablar con ella. Al regresar a clases, me entero de algo con lo que apenas pude mantener la cabeza en alto: se había hecho novia de Orlando, un amigo nuestro. Estaba mal, no sabía que sentir o que pensar, estaba enojado conmigo mismo por ser tan cobarde. Traté de disimular y cada vez que ella tenía un problema con él – ya que él muchas veces, le mintió y le hizo daño -, ahí estaba yo, consolándola.

Tras nueve meses de relación, terminaron porque ella simplemente se había cansado de él. Lo vi como una nueva oportunidad, estuve cayéndole todo el cuarto año, pero no sucedió nada. Comenzamos quinto año y traté de olvidarme de eso, pero por cosas de la vida, los profesores separaron al grupo y en mi salón solo estábamos Daniela, Víctor (un amigo del grupo) y yo. Pasaba mucho tiempo con ella pese a estar buscando nuevas amistades, hasta que al fin, el 25 de abril, sucedió: por fin nos hicimos novios (que terco yo, ¿no?).

Los primeros dos meses todo estuvo bien, hasta que me dijo que tenía que decirme algo. Me dijo que había tenido un momento casi íntimo –no tuvieron relaciones- con una compañera del salón. Yo sabía que esa compañera era lesbiana, pero también sabía que Daniela no lo era, hasta era homofóbica cuando la conocí. Con el paso del tiempo y la bisexualidad de Audrey se volvió más tolerante. Pero, en fin, me contó cómo pasó y la perdoné.

Luego de eso, llegó el día de la fiesta de graduación y la entrada era en parejas, y me dice que va a entrar con otro chico, el cual me odiaba por estar con ella. Me enojé tanto que entré con otra y quedamos a mano. Días después me entero de cosas que hizo con Orlando cuando estos eran novios, que me desilusionaron mucho sabiendo la imagen que Daniela se había creado para nosotros.

Semana y media antes de mudarme de ciudad por motivos de estudio, hice una reunión en mi casa y, cuando se fue, se fue con un amigo que cargaba carro ese día. A los tres días, tras mucho pensar, corté con ella. Duramos cuatro meses apenas. Me mudé a otra ciudad a cuatro horas de la mía.

Tras dos semanas de haberme mudado, hice mi primer viaje a mi ciudad y planeamos una salida todo el grupo. Cuando ella llegó quise estar un rato con ella a solas, pero ¿para qué fue eso? Me dijo que tenía que decirme algo: lo había hecho con Jorge, el chico con el que se fue de la reunión en mi casa. Lo habían hecho esa noche, es decir, ahora sí me había sido infiel, me había terminado de destrozar el corazón con esa noticia. No lloré, pero me enojé mucho y me costó volverle a hablar.

Estoy tratando de olvidarla, pero ella parece que me sigue buscando. Casi no me escribe, pero su comportamiento cuando voy para allá y nos vemos me lo dice todo… ¿Con qué término la calificaría?

La verdad no quiero volver a fijarme en ella como mujer. Estoy dándole vacaciones a mi corazón, ya no voy a buscar el amor… Es mejor dejar que llegue solo.

Artículos relacionados

5 Responses to “Ya no voy a buscar el amor”

  1. hola como personas como esas es mejor decirles que alguna vez sentiste algo por ella pero ya no mas porque las personas comenten errores pero no siempre los mismos y aunq este mal lo hacen y no piensan en el daño que te hacen a ti por el cual sufres si ella de verdad te siguiera queriendo ya no te hiciera eso tan feo mil veces ella lo pensaría antes de hacerlo Buena suerte no te cierres al amor los culpables son las persona no el amor ! Buena Suerte en tu vida cuidate besos 🙂

  2. A lo mejor es un poco tarde el momento que te digo esto, yo que tu le aclararía muy bien las cosas a ella:
    Personas como ella no valen la pena, mas si tuvo sexo con otro, eso para mi eso es imperdonable, si a mi me llegara a pasar algo así y ella me siguiera buscando yo le diria a ella que se aleje de mi para siempre, que no quiero volver a verla nunca mas y que se acabó toda posibilidad conmigo, que soy inalcanzable para ella, y que nunca mas quiero ni que me mire, yo tampoco la miraría nunca mas a ella y que todo llegó al final para siempre como si ella nunca hubiera existido.
    El problema de ustedes es que tienen el corazón demasiado blando para cosas como el amor, te cuento que yo pasé por algo similar, ella era la culpable porque estaba confundida y por eso corté toda relación con ella, ella me sigió buscando y le dije que mejor se alejara de mi porque yo no era como los demás, le dije que estaría mejor solo que mal acompañado y ella se puso a llorar, eso no me importó porque ella me buscaba, cambié mi número de celular y eliminé para siempre mi facebook (esperando los 14 dias).
    Me da rabia ver como los demás sufren por eso que conocen con el nombre de amor, desde que me pasó eso ya no es posible que me puedan enamorar de ninguna forma, tengo un corazón completamente de piedra y me siento orgulloso de eso, cuando una mujer se interesa en mi yo la rechazo inmediatamente y nisiquiera la miro hago cuenta que ella no existe.

  3. Cremeee que es mejor alejarse de esa persona porque siempre ban aser infieles puedes estar muchos años perdonando dejando pasar nuevas oportunidades afinal tu la veras a ella reasiondo suvida y tu soloooo

  4. holaaa creeme estoy en las mismas aunque yo todavia tenog 15 años sinoq ue esoty un poco peor que tu pero sabes.. te peudo dar 5 consejos que te ayudaran ;D
    1-BOTALA! ASI COMO ELLA TE BOTO BOTALA! borrala del cel de facebook de twitter o de todo medio que peuda contactarte
    2-no esuches musica triste: el corazon busca que lo comprendan pero esa es la peor manera, esucha rock metal o cosas que not engan que ver cone so n.n
    3-sal a distraerte sal con tus patas anda a fiestas quiza alguiente ayude a olvdar:) asi como a mi 🙂
    4-NO LA NECECITAS:ya hiciste mucho por ella ella no vale la pena, si te hubiera queridod e verdad nunca te hubiera hecho nada
    5-DEMUESTRATE A TI MISMO Y A ELLA QUE ERES FELIZ:sal con los aptas sala fiestas anda a correr anda a jguar play anda a hacer cualquier cosa que te guste pero diviertete y veras que ella se sentira mal por loq ue te hizo y sabra que no la nececitas y por ende te sentiras bien contigo mismo c;
    FUERZAS!!
    EDWARD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *