No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes

¿Mi historia? Pues la verdad parece mucho una telenovela. Juro que todo esto es real aunque desearía que no lo fuera. Todo comenzó cuando tenía cerca a los 11 años.